Con Phelps, nace un nuevo mito del deporte mundial

BEIJING (AP). Fue una obra faraónica, digna de los grandes arquitectos. Michael Phelps se despidió el domingo de los Juegos Olí­mpicos con su octava medalla de oro seguida en la natación, con lo cual emergió como el atleta que más doradas ganó en una sola cita.

Siete de sus ocho triunfos fueron con récords del mundo, incluyendo el último en los 4x100 combinados y que le permitió a Estados Unidos despedirse como un notable campeón de la natación en Beijing 2008.

Su proclamado objetivo era destronar a Mark Spitz, quien embolsó siete doradas en Munich hace 36 años. Y la "bala acuática" cumplió.

En la búsqueda de esa hazaña, Phelps ya se habí­a convertido en el atleta más laureado en la historia de los juegos --ahora lleva un total de 14 oros contando los ocho de Beijing--, superando así­ a su compatriota Spitz, al atleta finlandés Paavo Nurmi, la gimnasta ucraniana que representó a la Unión Soviética Larysa Latynina y al velocista estadounidense Carl Lewis.

Phelps se lanzó en la posta del estilo mariposa, su gran especialidad, para abrir una brecha insalvable con el equipo de Australia que terminó embolsando la presea de plata. Japón se quedó con la de bronce.

"No hay nada imposible", dijo Phelps. "Con tanta gente que decí­a que no se podí­a conseguir, pues todo lo que se requiera es tener la imaginación y eso que aprendí­ y algo que me ayudó".

"Los Juegos Olí­mpicos de Beijing ha sido testigo del mejor atleta olí­mpico de todos los tiempos .... Michael Phelps, de Estados Unidos", proclamó el anunciador en el Cubo de Agua.

Como director de una orquesta completada Aaron Peirsol, Brendan Hansen y Jason Lezak, la sinfoní­a de Phelps impuso un récord mundial de 3 minutos y 29.34 segundos, batiendo la marca antigua de 3:30.68 establecida hace cuatro años en Atenas.

Los estadounidenses barrieron con los relevos masculinos en Beijing, con Phelps al frente en los 4x100 y 4x400 libre. Phelps también ganó los 400 combinados, 200 libre, 200 mariposa, 4x200 libre, 200 combinado y los 100 mariposa.

"Sin el aporte de mis compañeros esto no hubiese posible", declaró Phelps. "Pude ser parte de tres relevos y logramos completar un sólido trabajo de equipo".

Los otros que se despidieron con oro fueron el tunecino Oussama Mellouli en los 1.500 libres, la alemana Britta Steffen Australia en el relevo femenino 4x100 combinado con un récord mundial.

La de Mellouli fue la primera medalla de oro para Túnez en la natación y de paso le arruinó al australiano Grant Hackett su intento de ganar un tercer tí­tulo consecutivo en la prueba de fondo de la natación con marca de 14:40.84.

Hackett se quedó con la plata al marcar 14:41.53, bastante lejos del récord mundial que fijó hace siete años y el canadiense Ryan Cochrane se quedó con el bronce al emplear 14:42.69.

Steffen, por su parte, subió al techo del podio luego de cumplir una suspensión tras dar positivo por consumo de anfetaminas en noviembre de 2006. Le ganó el duelo a Dara Torres, la estadounidense de 41 años que se llevó plata, por apenas una centésima de segundo para consagrarse campeona en los 50 libre.

Steffen clavó 24.06, un récord olí­mpico que le valió su segundo oro en los juegos, ya que también salió triunfante en los 100 libre.

Torres se adjudicó la plata con 24.07. Cate Campbell, una precoz australiana de 16 años, se quedó con el bronce con 24.17.

Australia, por su parte, conquistó el oro del relevo combinado 4x100 femenino con un récord mundial y con una cuarteta formada por Emily Seebohm, Leisel Jones, Jess Schipper y Libby Trickett ganaron con 3:52.69, mejorando el récord de 3:55.74 establecido el año pasado por otro equipo australiano. Estados Unidos, con Natalie Coughlin, Rebecca Soni, Christine Magnuson y Torres, ganó la medalla de plata con 3:53.30 y China el bronce con 3:56.11.

Torres llegó a las 12 medallas de todo color en una trayectoria de cinco olimpiadas, cifra récord para una ondina estadounidense.

Estados Unidos se consagró con un total de 32 medallas, entre ellas 12 de oro, 9 de plata y 11 de bronce, mientras que Australia embolsó 20 (6-6-8).

Más atrás se encolumnaron Alemania (3-0-0), Japón (2-0-3), Gran Bretaña 2-0-1). Con por lo menos una dorada, además otras de distinto valor, se fueron China, Zimbabue, Francia, Italia, Corea del Sur, Brasil y Túnez.

Brasil se llevó su primer oro en la historia de la natación olí­mpica gracias a César Cielo en los 50. Además, Cielo atrapó el bronce en los 100 libre.