Una liga oximorón

"Qué pereza", "A esa liga no va nadie", "Nada de fútbol", "Prefiero ir al cine" son algunos de los comentarios que comúnmente se escuchan cuando se habla de la LPF, la liga de los panameños.

Reconozco que en muchas ocasiones también he botado estas expresiones y que a veces me quedo sin argumentos cuando intento defender la LPF de aquellos comentarios ultranegativos que te dejan sin ganas de ir al estadio y decir: "Sabes que, ya no sigo en esto". Pero luego le meto mente al tema y concluyo que más es lo bueno que lo malo y no nos podemos dejar llevar solo de lo malo que escuchamos.

Hace unos años en un programa de Tiempo Extra comentábamos de lo que era un "Oximorón" sobre la combinación en una misma estructura sintáctica de dos palabras o expresiones de significados opuestos. Por ejemplo; algo así como: "en el estadio había un silencio ensordecedor".

A veces siento que nuestra liga es es un Oximorón. De la misma liga que decimos que no sirve para nada salen todos los jugadores que posteriormente integran la selección nacional que compite de manera pareja con las grandes potencias del área de Concacaf, las cuales si poseen ligas profesionales.

De la misma liga que no sirve salen las noticias de jugadores, que de la LPF firman para irse a al KAA Gent de Bélgica, como el caso de José Luis Rodríguez; al Sporting Lisboa como Fidel Escobar, Ismael Díaz al Porto B o Roderick Miller al Atlético Nacional, finalista de la Copa Libertadores de América, por citar sólo algunos ejemplos.

Por esto lo de "Liga Oximorón". Si a nosotros nos parece tan mala, como es que sólo con la base de jugar en la LPF un número interesante de jugadores hoy en día están dispersos en varias partes del continente americano y algunos incluso en Europa.

La conclusión es que La LPF tiene muchas cosas que mejorar, pero también muchas cosas buenas se han hecho a lo largo del tiempo.

Sigamos en la lucha para que nuestra fútbol tenga una liga verdaderamente atractiva. Sigamos ejerciendo la crítica para corregir los errores y no para hacer daño. Los directivos a dejar de ser tan sentimentales y pensar que los comentarios son personales contra ellos. Nosotros, los periodistas, dejar de pensar que tenemos la razón en todo y que somos, nosotros, los protagonistas. Los fanáticos a ser fanáticos de verdad y no sólo de redes.

Empieza un nuevo torneo de la LPF y a la llamada gente de fútbol un mensaje de ánimo, de meterle ganas y hacer lo mejor desde nuestros respectivos roles. Dios les bendiga!!!