Después de unas Copas, a descansar y pensar en septiembre

Finalizan la Eurocopa y Copa América con la decepción para unos y emoción para otros por el resultado de sus equipos, sin embargo, estos torneos continentales han dejado algo claro; las distancias se han achicado entre unas selecciones y otras, pero, qué podemos analizar de Panamá?

En mi columna anterior, escribí que no esperaba nada de nuestra selección y exigí que se le tenía que ganar a Bolivia, ya con con Argentina y Chile, era poco probable pasar de ronda. Pero la selección, no solamente ganó su partido, sino que contra Argentina y Chile, a pesar de las derrotas, dejó buenas sensaciones futbolísticas por momentos de cada encuentro. Sé que es algo mediocre este pensamiento para muchos, pero es nuestra realidad y pienso que esta Copa América Centenario dejó mucho en evidencia nuestras falencias futbolísticas, pero también nos dejó que Panamá puede ser ordenado dentro de la cancha, algo que hoy día es muy importante.

El escenario creo que impresionó a muchos de nuestros jugadores que no estaban acostumbrados a este tipo de torneos; como por ejemplo la desconcentración de Godoy y Baloy contra Argentina, las faltas innecesarias de Blas y Cooper por andar acelerados. Para mi, esto fue algo positivo, porque todas estas faltas, hicieron que Bolillo recurriera en el último partido contra Chile a la juventud, a los Arroyo, Gaby Torres y Camargo.

En conclusión, a pesar de los 10 goles en contra en solo tres partidos, esta Copa América me dejó claro que el señor Hernán Darío Gómez, no solamente tiene que darle paso al relevo que ya está, sino que tiene trabajarlo y fuerte si queremos tener opciones en el hexagonal final de la concacaf rumbo a Rusia 2018.

Ah sí, para mi, Panamá ya está clasificada al hexagonal final.