Guerra de Pistolas con Cuchillo

Sabemos que si te enfrentas a alguien que tiene una pistola y tú solamente tienes un cuchillo, llevas todas las de perder, puedes luchar y hasta sorprender a tu rival, pero lo más probable es que termines perdiendo la batalla, es exactamente lo que le pasa a nuestros atletas cuando asisten a olimpiadas, salvo Saladino que logró sorprender con su cuchillo en mano.

Durante mucho tiempo he criticado a dirigentes y presidentes de federaciones porque simplemente veo que algunos, no todos, hacen absolutamente nada para mejorar los deportes que presiden.

Estando 16 días en Río de Janeiro para los juegos olímpicos, pude ver historias increíbles de súper atletas. Las hazañas de Michael Phelps y Usain Bolt por ejemplo, pero igualmente vi historias de otros atletas no tan famosos que lograron preseas, pese al poco apoyo recibido. Esto me llevó a conversar con colegas periodistas de otros países como Gran Bretaña, Colombia, Guatemala, entre otros y entre palabras más, palabras menos, todos coincidían en lo mismo; sus gobiernos se metieron en el cuento y apoyaron el deporte.

Siempre he pensado que los dirigentes y deportistas deben olvidarse del apoyo del gobierno y concentrarse en patrocinios del sector privado, pero la verdad es que es imposible sin la bendita frase "política de estado". En Colombia, el gobierno central destinó 10 millones de dólares para la preparación de sus atletas hacia Río y su delegación terminó con tres medallas de oro, dos de plata y tres bronces, la mejor actuación colombiana en la historia de unos juegos. En Gran Bretaña, luego de conseguir solamente una medalla en Atlanta 96, el Primer Ministro de la época creó una ley donde impuestos provenientes de la lotería nacional, más apoyo del gobierno central, hicieron que Gran Bretaña quedara 2do en el medallero de Río, contra todo pronóstico de los expertos. Hoy día el deporte olímpico en Gran Bretaña, recibe un apoyo de 225 millones de libras esterlinas en la preparación de sus atletas.

Claro que nosotros no podemos compararnos con Colombia o Gran Bretaña, pero al igual que estos países y otros que lograron medalla en Río, sus logros se deben en un gran porcentaje, a que el gobierno central se metió en el cuento, algo que no sucede en nuestro país.

En Panamá, solamente en el gobierno pasado del ex Presidente Martinelli, se nombraron cinco directores de Pandeportes, un mensaje claro de lo que significaba el deporte para dicho gobierno. Cada vez que Pandeportes llega a la Asamblea Nacional a sustentar su presupuesto solicitado, terminan recortándolo casi más de la mitad.

Pienso firmemente que a nuestros atletas se les debe exigir, pero por el momento les digo así, olvídense de medallas olímpicas, estamos a años luz de conseguir otra. Mientras el gobierno central, no decida hacer un cambio en la constitución para que el deporte sea tomado en serio, seguiremos teniendo el mismo debate cada cuatro años cuando nuestros atletas regresen siempre con las manos vacías y solo con la experiencia y el poder decir, SOY UN ATLETA OLÍMPICO.