¡Ya es hora!

Antes que todo quiero felicitar a los jugadores y cuerpo técnico por llevarnos a una Hexagonal nuevamente, algo que tiene un valor superlativo por que estamos de vuelta a las puertas de ir a un Mundial, en este caso Rusia 2018.

Ok, ahora viene realmente lo bueno.

Primero tenemos que tener bien claro que la ronda Hexagonal es otra cosa. Osea no hay rival debil ni chichero.

Segundo recordar que nos pasó en las dos Hexagonales anteriores. En la primera (2006) terminamos últimos con solo dos puntos de treinta. La segunda (2014) fuimos quintos con ocho puntos productos de una victoria y cinco empates.

Volvemos al presente.

Hoy por hoy quedó claro que Costa Rica sigue estando un peldaño por encima de nosotros mientras que Estados Unidos y México estan unos más altos. Sin olvidar que Honduras tiene a Jorge Luis Pinto como director técnico y que Trinidad y Tobago es mundialista (Alemania 2006) y nosotros no.

Bien en base al panorama presentado deberíamos arrancar en la sexta ubicación en la tabla de posiciones sin si quiera haber jugado un solo partido de esta siguiente ronda.

Ahora recordemos que en la anterior Hexagonal terminamos a minutos de ir a un Repechaje Intercontinental ante Nueva Zelanda representante de Oceanía.

Osea que ya no nos incomoda jugar la llamada "Fase Final" de la larga eliminatoria de CONCACAF. De hecho tenemos a jugadores que jugarán su tercera Hexagonal como es el caso de Jaime Penedo, Felipe Baloy, Gabriel Gómez, Gabriel Torres, Luis Tejada entre algunos.

Nuestra realidad e historia indica que deberíamos arrancar sexto pero bajo mi óptica pienso que no. Panamá tiene con que crecerse y pensar que ya es hora.

Ya es hora de hacer realidad el sueño de ir a un Mundial y estoy con 'Matador' Tejada que dijo, "Vamos a ir al Mundial", una vez cerramos la ronda de grupos en San José, Costa Rica perdiendo 3-1.

No se como ni me importa. Ya sea con jugadores de 36 ó 37 años o jóvenes de 22 ó 23, con autogoles o a punta de penales dudosos o ganando todos los partidos en casa 1-0 y sufriendo o con el ábaco o el rosario en la mano, creo que a nadie le importa entrar al Mundial a pampazos. Ya es hora.