Se desintegrarí­a generación dorada argentina

BEIJING (AP). Perdió la medalla de oro que lucí­a en el básquetbol olí­mpico y lo que resultarí­a más doloroso para Argentina es que se empieza a diluir una generación dorada de jugadores liderada por el genio de Emanuel Ginóbili.

Cualquiera sea el resultado del domingo ante Lituania por la medalla de bronce, Argentina disfrutará el hecho de ser la única selección en el mundo de figurar entre los cuatro primeros en los dos últimos Juegos Olí­mpicos y en los dos últimos mundiales.

Su derrota el viernes con Estados Unidos 101-81, cuando jugó casi todo el partido sin Ginóbili, lesionado, dejó a los albicelestes sin chance alguna de defender el oro ganado en Atenas 2004. La final será entre Estados Unidos y España.

Los albicelestes no cayeron ante cualquiera: Estados Unidos es un equipazo a la altura de los mejores "Dream Team", casi una versión similar a aquella que en Barcelona formaban Michael Jordan, Magic Johnson, Larry Bird, Scottie Pippen y Charles Barkley, entre otros.

Enfrente, Argentina salió con Ginóbili, Andrés Nocioni, Luis Scola y Fabricio Oberto, quienes forman la base de un equipo que tuvo con ellos el mejor y más exitoso básquetbol de toda la historia del paí­s.

Ginóbili ya tiene 31 años y sus piernas suman el kilometraje de seis temporadas completas en la NBA con los Spurs de San Antonio, incluyendo largas incursiones en los playoffs, precedidas por cuatro años en el básquetbol europeo y un sinnúmero de torneos internacionales con la selección. Oberto tiene 33 y Scola y Nocioni 28, por lo que es probable que al menos algunos ya no estén disponibles para Londres 2012.

Ginóbili y su destreza fueron una de las claves de los "albicelestes". La otra fue su juego colectivo.

Se avecina un proceso de recambio lógico, después que el punto de partida de la generación dorada haya sido el preolí­mpico de Puerto Rico en 1999 con Ginóbili, Scola, Oberto, Juan Ignacio Sánchez y Leonardo Gutiérrez, entre varios otros.

En estos meses, siguieron en la selección cinco subcampeones mundiales (Ginóbili, Nocioni, Gutiérrez, Scola y Oberto); y seis campeones olí­mpicos ya que a ellos se les sumó Carlos Delfino, además de siete jugadores del equipo que terminó cuarto en el mundial de Japón 2006, todos los anteriores más Pablo Prigioni.

El recambio se va dando progresivamente, pero por ahora no apareció ninguno capaz de hacer olvidar a los "históricos".

Para un equipo que se destacó en Atenas 2004 y Beijing 2008, será un verdadero desafí­o encontrar caras nuevas que rindan a la altura de la generación dorada.

Argentina llegó con el peso de ser uno de los favoritos y no defraudó: jugar por una medalla de bronce, no es poca cosa.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Hoy en PANTALLA

00:00

Supernatural

01:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

02:00

Cierre de planta

05:00

Flipper

06:00

Abrid las Puertas al Redentor

06:30

Un Mensaje al Corazón

07:00

en linea

Agro y más

08:00

María de Todos los Angeles

08:55

en linea

Debate Abierto

11:00

en linea

Cara a Cara

11:30

en linea

Magazine UEFA Champion League

12:00

Castle

13:00

en linea

Lotería RPC

13:35

Películas RPC

15:00

Películas RPC

17:00

Películas RPC

19:00

Películas RPC

21:00

Criminal Minds

22:00

Smackdown

23:00

Experience