Buenos y malos negocios en época de canjes

NUEVA YORK (AP). Entonces, vale preguntarle al gerente general de los Medias Blancas de Chicago por qué hay que aplaudirle al adquirir a Jake Peavey, un pitcher lesionado que en el mejor de los casos recién podrí­a reaparecer a principios de septiembre.

El traspaso de Peavey de los Padres a Chicago, luego que el as habí­a vetado en mayo una anterior negociación, marcó la nota al vencer el plazo para los canjes sin restricciones en las Grandes Ligas.

Fue más que nada un periodo inflado por la exagerada expectativa sobre si los Azulejos de Toronto se iban a desprender de Roy Halladay, además del estéril debate sobre si los equipos deben aferrarse a los prospectos que tienen.

Toronto puso una etiqueta muy cara para los interesados en obtener los servicios de Halladay, señalado como el mejor serpentinero de la Liga Americana.

Cara en cuanto a los prospectos, pero en el fondo el asunto fue tallado por la economí­a en tiempos de crisis. No importa que sea un club con los recursos financieros para pagar, como los Filis de Filadelfia o los Medias Rojas de Boston.

Los equipos se han dado cuenta que retener a sus prospectos les permite ahorrar dinero bajo la premisa de que la nómina se dispare con un exagerado número de jugadores que devengan más de 10 millones de dólares al año.

Por esto fue que los Filis no quisieron soltar a Kyle Drabek, Michael Taylor y Dominic Brown, considerados entre los prospectos más cotizados de la organización.

Con un precio más "barato", en un paquete que incluyó al lanzador venezolano Carlos Carrasco, los actuales campeones de la Serie Mundial se las arreglaron con Cliff Lee de los Indios de Cleveland como consuelo para apuntalar su necesidad de reforzar su rotación de abridores.

Y bien por los Filis. Fue una contratación con bajo margen de riesgo. En Lee, Cy Young de la Americana el año pasado, consiguieron a un zurdo que consume muchos innings y a quien podrán retener para 2010 haciendo uso de una opción de 9 millones de dólares.

Lo demostró en su primera salida con el uniforme de Filadelfia al lanzar la ruta completa por tercera vez en cuatro aperturas, llevando un juego sin hits hasta el sexto inning.

Y bien por los Azulejos. El valor de Halladay podrí­a ser incluso más alto durante el receso, cuando podrí­an ofrecerlo nuevamente con el incentivo de que se podrá retener por una campaña entera y no un par de meses.

Lee repartió dividendos inmediatos para los lí­deres del Este de la Liga Nacional. Los Medias Blancas, en cambio, deberán esperar varias semanas para poder contar con Peavey en medio de una encarnizada batalla en la Central de la Americana, donde marchan a juego y medio de los lí­deres Tigres de Detroit.

No hay certeza si Peavey, quien ha estado fuera de acción desde junio, podrá lanzar o este incluso cuanto tiempo tomará su recuperación. Recién el jueves pasado, el gerente de los Padres Kevin Towers indicó que Peavey tení­a un "50-50" de posibilidades de volver esta campaña".

"Esta división se va a decidir en los últimos dí­as de septiembre", dijo el gerente de los Medias Blancas Ken Williams.

Es muy posible que así­ se defina la división, pero para poder estar en la lucha en septiembre hay que ganar en agosto.

Lo curioso es que Chicago dejó ir en el canje a Clayton Richard, quien sólo habí­a permitido una carrera en ocho innings en cada una de sus dos últimas salidas.

Más práctica fue la transacción que permitió a Boston adquirir a Ví­ctor Martí­nez, quien en seis campañas en las mayores acumula promedio de .297.

El ambidiestro venezolano aportará versatilidad, ya que esta temporada ha jugado 52 partidos como catcher y 47 en la inicial. También podrí­a reanimar a la ofensiva de los Medias Rojas, en la que cinco de sus titulares batean por debajo de .250.

Lo que falta por dilucidar será la repartición de juego con Jason Varitek, el otro receptor y capitán del equipo.

Al menos en el papel fue el mejor canje de todos y mucho más importante para Boston fue que no tuvieron que mandar a Cleveland a su atesorado prospecto Clay Buchholz.

Los Medias Rojas tienen 10 juegos pendientes con los Yanquis de Nueva York y ocho con los Rays de Tampa Bay, sus adversarios dentro de una lucha a muerte en el Este de la Americana. Ahora tienen más opciones para enfrentar a pitchers derechos y hasta reforzaron su banca. ¿Nueva York y Tamba Bay? Bien gracias.

Con 11 victorias en 15 partidos tras la pausa por el Juego de Estrellas y al frente de la división, los Yanquis no parecieron alarmarse tras añadir solamente al versátil infielder Jerry Hairston Jr.

"Mejoraron el equipo y seguirá siendo una lucha reñida", dijo el inicialista de los Yanquis Mark Teixeira. "Tenemos todo lo que necesitamos para seguir ganando y lo estamos demostrando".


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Hoy en PANTALLA

00:00

en linea

Debate Abierto

01:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

02:00

Cierre de planta

04:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

05:00

El Chavo del Ocho

05:30

Primer Impacto

06:30

Mi Esposa y Mis Hijos

07:30

Lápiz y Papel

08:00

Los Picapiedra

08:30

Capitán Tsubasa

09:00

Penn Zero: Casi Héroe

09:30

Hora de Aventura

10:00

Gravity Fall

10:30

Clarence

11:00

Phineas y Ferb

12:00

Mujer Casos de la Vida Real

13:00

Como Dice el Dicho

14:30

Entérese

15:00

Crudo y Sin Censura

16:00

Castle

17:00

Scorpion

18:00

Películas RPC

20:00

en linea

El After

21:00

Lo Mejor del Boxeo

22:30

Series RPC

23:00

en linea

Debate Abierto