Dioner Navarro espera tener gran año con Rays en el 2009

PORT CHARLOTTE, Florida, EE.UU. (AP). Después de haber tenido una temporada sobresaliente con los Rays de Tampa Bay, el receptor Dioner Navarro parece estar dispuesto a demostrar que sus éxitos no fueron obra de la casualidad.

El pelotero ambidiestro de 25 años tuvo promedio al bate de .295, el mejor de su carrera y fue reconocido por su mejorí­a a la defensiva además de conducir con éxito a una joven rotación de abridores y llevó a los Rays a disputar la Serie Mundial.

El venezolano Navarro, decidido a darse la mejor de las oportunidades para retomar las grandes actuaciones del 2008, cambió sus hábitos alimenticios en este receso de la campaña y se dedicó a una rutina diaria de ejercicios que le hizo disminuir siete kilos antes de la pretemporada.

"Hice todo eso porque creo personalmente que aún tengo mucho qué demostrar. El equipo aún tiene mucho que demostrar también y estamos esperando esa oportunidad", afirmó el martes Navarro, quien se ve notablemente más delgado y que llegó al campo de entrenamientos pesando 93 kilos (205 libras).

"Estoy seguro de que podremos repetir lo que hicimos el año pasado. Este ano no se trata de llegar. Ya demostramos que pudimos. Ahora la meta es ganarlo todo. Esa es nuestra meta", agregó.

Navarro indicó que la tarea principal que hizo para perder peso fue "dejar de beber gaseosas y comer porciones más pequeñas".

Además, el trabajo de acondicionamiento que hizo al concluir la Serie Mundial no pasó desapercibida para la gerencia de los Rays.

"Escuché todo el receso de la campaña sobre un programa de entrenamientos y sobre lo que estuvo haciendo. Es bastante evidente que está hambriento y desea regresar a donde estuvo el año pasado", señaló el vicepresidente ejecutivo de operaciones de béisbol de los Rays, Andrew Friedman.

Pese a que Navarro parece haber venido de la nada para encabezar a los Rays en bateo y haber logrado su primera selección al Juego de Estrellas, su cambio notable en su desempeño en realidad dio comienzo a mediados de la temporada anterior.

El venezolano bateaba para promedio de .177 con un jonrón y 13 carreras impulsadas y su futuro con el equipo estaba en duda para el Juego de Estrellas del 2007.

Sin embargo, usó el tiempo para descansar con su familia y se recuperó mentalmente y bateó para promedio de .285 con ocho jonrones y 31 remolcadas el resto de la temporada.

Navarro cambió de bates y le hizo unos cambios ligeros a su mecánica, aunque insistió que lo que modificó más que nada fue su actitud.

"Me senté y me dijo 'Hombre, has hecho esto desde hace mucho tiempo y no hay diferencia'. Obviamente la competencia es mucho mejor en Grandes Ligas, pero no deja de ser béisbol", dijo Navarro.

"Después de eso, salí­ al campo a divertirme, a jugar con mis compañeros y a disfrutar su compañí­a, y así­ fue como todo cambió", agregó el receptor.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Hoy en PANTALLA

00:00

en linea

Debate Abierto

01:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

02:00

Cierre de planta

04:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

05:00

El Chavo del Ocho

05:30

Primer Impacto

06:30

Mi Esposa y Mis Hijos

07:30

Lápiz y Papel

08:00

Los Picapiedra

08:30

Capitán Tsubasa

09:00

Penn Zero: Casi Héroe

09:30

Hora de Aventura

10:00

Gravity Fall

10:30

Clarence

11:00

Phineas y Ferb

12:00

Mujer Casos de la Vida Real

13:00

Como Dice el Dicho

14:30

Entérese

15:00

Crudo y Sin Censura

16:00

Castle

17:00

Scorpion

18:00

Películas RPC

20:00

en linea

El After

21:00

Lo Mejor del Boxeo

22:30

Series RPC

23:00

en linea

Debate Abierto