Iván Rodrí­guez vuelve a los Rangers con papel de mentor

ARLINGTON, Texas, EE.UU. (AP). Ya dejó de ser el pelotero con cara de niño que a sus 19 años de edad era capaz de retirar corredores desde las rodillas. La deslumbrante sonrisa, cuando aparece, ya muestra algunas arrugas.

Iván Rodrí­guez regresó a los Rangers de Texas, pero no como el toletero cuyo brazo rara vez era puesto a prueba, incluso por los mejores estafadores de bases. Ahora, con sus 37 años de edad, el veterano catcher es parte de una banca donde hay 34 premios a los guantes de oro junto con Andruw Jones y Omar Vizquel.

Algunas cosas no han cambiado. Rodrí­guez sigue jugando con energí­a y entusiasmo. Su presencia atrae respeto detrás del plato, especialmente cuando se levanta la máscara para mostrar su familiar y protuberante mandí­bula.

Y los aficionados de Texas siguen amando al jugador al que siempre se refirieron como "Pudge", su apodo desde la infancia.

"Creo que va a ser un sueño pararme en frente de los aficionados con los que crecí­", dijo Rodrí­guez antes de su debut. "Tengo ganas de que eso suceda".

La espera no duró mucho. La multitud lo recibió con un baño de afecto el pasado martes por la noche, unas dos horas después de que llegó al equipo en un cambio con los Astros de Houston.

Cuando fue titular un dí­a después, los aficionados no pudieron contenerse. Se mantuvieron de pie cuando fue presentado antes del juego, antes del primer lanzamiento y especialmente cuando se presentó a batear por primera ocasión.

Fue casi como si le pidieran perdón por dejarlo ir sólo para verlo ganar una Serie Mundial con Florida y jugar en otra con Detroit. Rodrí­guez parecí­a agradecer el gesto al responder con su clásica sonrisa.

"Siempre tienes el sueño de regresar a tus inicios", dijo Rodrí­guez, quien jugó sus primeras 11 temporadas con los Rangers, de 1991 al 2002, y ganó 10 guantes de oro. "Fue mucho tiempo, me siento feliz de volver a donde comenzó todo".

A Rodrí­guez parece no importarle que es un suplente que jugará dos veces por semana y parece conforme con batear como octavo en el orden, como lo hizo al irse de 4-3 en su primer juego con los Rangers desde el 29 de septiembre del 2002, su último partido en ese año.

El lí­der de todos los tiempos en encuentros para un receptor dijo que lo único que desea es ganar, como hizo inmediatamente después de irse del equipo. Rodrí­guez fue el jugador más valioso en la serie de campeonato de la Liga Nacional cuando los Marlins se coronaron en el 2003.

Los Tigres tuvieron su primera temporada ganadora en 13 años cuando avanzaron a la Serie Mundial de 2006, aunque Rodrí­guez tuvo una decepcionante postemporada y Detroit perdió con San Luis en cinco juegos.

Esa fue la última de 10 temporadas en las que bateó al menos para .300 y sus números en esta campaña con los Astros han sido más parecidos a lo que ha sido la parte final de su carrera: .251 de promedio con ocho cuadrangulares y 34 producidas.

El manager de los Rangers, Ron Washington, no está listo para decir que Rodrí­guez ya no es importante a la ofensiva y a la defensiva, pero le pone más énfasis a otras cosas.

"Estamos felices de tenerlo por su experiencia y linaje", dijo Washington. "Creo que todo el mundo en Texas sabe lo que aporta".

Ese grupo incluye al titular de 25 años de edad, Taylor Teagarden, quien creció admirando a Rodrí­guez y heredó el puesto cuando Jarrod Saltalamacchia ingresó a la lista de lesionados. Esa lesión obligó a los Rangers a buscar un catcher y Teagarden aún no puede creer al que encontraron.

"Nunca creí­ que llegarí­a el dí­a en que jugarí­a con él", dijo Teagarden. "Ahora que está aquí­, es algo fenomenal, es lo mejor que le ha pasado a mi carrera".

El gerente general Jon Daniels sabí­a que además de su talento natural, Rodrí­guez podrí­a servir como un buen mentor no sólo para Teagarden sino para el resto de los Rangers.

"Ha ido a la Serie Mundial, defiende muy bien, lee excelentemente el juego, lo tiene todo, además puede servir con los catchers jóvenes... les ayudará mucho", dijo el manager de los Twins de Minnesota, Ron Gardenhire.

La llegada de Rodrí­guez desató las conversaciones sobre si su retiro serí­a como Ranger. El boricua dijo que le encantarí­a hacerlo, pero espera jugar por varios años más y a menos que los Rangers cambien a uno de sus jóvenes catchers, no habrí­a un lugar para él. Daniels dijo que ese es un tema para otra ocasión.

Además, por ahora, los Rangers están muy ocupados peleando con Boston por un lugar en los playoffs.

"Lo que importa es ganar", dijo Rodrí­guez. "Soy un ganador. Lo que se necesite hacer para ganar lo voy a hacer".


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Hoy en PANTALLA

00:00

en linea

Debate Abierto

01:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

02:00

Cierre de planta

04:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

05:00

El Chavo del Ocho

05:30

Primer Impacto

06:30

Mi Esposa y Mis Hijos

07:30

Lápiz y Papel

08:00

Los Picapiedra

08:30

Capitán Tsubasa

09:00

Penn Zero: Casi Héroe

09:30

Hora de Aventura

10:00

Gravity Fall

10:30

Clarence

11:00

Phineas y Ferb

12:00

Mujer Casos de la Vida Real

13:00

Como Dice el Dicho

14:30

Entérese

15:00

Crudo y Sin Censura

16:00

Castle

17:00

Scorpion

18:00

Películas RPC

20:00

en linea

El After

21:35

Series RPC

22:00

CSI: Miami

23:00

en linea

Debate Abierto