Manny Ramí­rez capta toda la atención

FILADELFIA (AP). Con su pelo recortado, en vez de sus largas trenzas, Manny Ramí­rez exhibió una imagen un poco diferente para la serie de campeonato de la Liga Nacional.

El dominicano juega para un equipo de California, pero en el terreno de juego es el mismo Manny. Nadie parece capaz de frenarlo cuando se para en una caja de bateo.

Ramí­rez fue el responsable de darle un voltereta completa a los Dodgers de Los Angeles, al conducirlos a los playoffs con su exhibición de poderí­o ofensivo una vez que logró forzar su salida de Boston.

Gracias al candente bate de su jardinero izquierdo y un par de actuaciones magistrales de sus abridores, los Dodgers barrieron a los ultra favoritos Cachorros de Chicago en la primera ronda. Más difí­cil pinta la cosa con los Filis de Filadelfia, dueños de un fuerte pitcheo.

"Son el mejor equipo del momento", afirmó Ramí­rez el miércoles. "Son tremendos. No creemos que somos mejores que ellos, pero la clave en los playoffs es meterse en la pelea porque cualquier cosa puede pasar".

El primer juego será el jueves en Citizens Bank Park de Filadelfia, con Derek Lowe (14-11) en el montí­culo por los Dodgers frente a Cole Hamels (14-10).

Ambos equipos tiene jugadores extraordinarios y carismáticos, pero todo los reflectores se centran en Ramí­rez. Las cámaras y micrófonos no le perdieron la pista al enigmático quisqueyano durante la práctica de los Dodgers.

Ramí­rez se lo toma con calma: "Este no es mi primer rodeo", dijo

Fue afable, gracioso y modesto al atender durante 20 minutos a los periodistas, respondiendo preguntas de todo tipo.

Manny está encantado con California, pero aún no aprende a surfear. Dice que no tiene la paciencia para recibir 200 bases por bolas al año como hací­a Barry Bonds. Está feliz de tener a Joe Torre como manager.

Lo único que no hay que preguntarle es sobre sus últimos dí­as en Boston, marcados por un turbulento ambiente.

"Yo no hablo del pasado", declaró. "No miro hacia atrás, sino adelante. No tengo nada malo que decir sobre Boston".

Telegrafió el mismo mensaje a sus detractores.

"Mis compañeros saben la clase de persona que soy. Eso es todo lo que puedo decir", señaló Ramí­rez.

Jugador Más Valioso de la Serie Mundial del 2004, Ramí­rez se llevó dos anillos de campeón en sus siete temporadas y media con los Medias Rojas. Quiere otro con los Dodgers, que sin él no estarí­an en esta instancia.

Ramí­rez bateó para .396 con 17 cuadrangulares y 53 carreras impulsadas en 53 juegos de temporada regular en Los Angeles. También tuvo un impacto enorme fuera del terreno, al relajar a sus nuevos compañeros.

"Creo que se ajusta perfectamente por nuestra juventud", destacó Lowe, quien jugó con Ramí­rez en Boston. "Fue algo notable para nuestros jóvenes bateadores el apreciar cómo una super estrella lleva su rutina todos los dí­as, el oficio que pone para su preparación, cómo no permite que un pitcheo o un turno al bate le afecte".

En total, Ramí­rez bateó para .332 con 37 jonrones y 121 impulsadas esta campaña. Siguió atormentado a los pitchers en los playoffs, al conectar cinco hits en 10 turnos, con tres impulsadas y cuatro boletos gratis contra Chicago.

Ramí­rez ha conectado al menos un hit en 38 de sus últimos 43 juegos de postemporada para amasar un promedio de .350. Es el dueño del récord de más jonrones en postemporada con 26.

¿Le quitó a Reggie Jackson la etiqueta de 'Señor Octubre'?

"Sólo me limitó a jugar, relajarme y hacer lo mejor posible", indicó.

Confiado y modesto, Ramí­rez le deja a los demás que se encarguen de los elogios hacia su figura.

"Manny ha sido la chispa de ellos y ha sido de ayuda para todos a su alrededor", declaró Jamie Moyer, el pitcher de 45 años de los Filis que abrirá el tercer juego. "Rebosa confianza. Es un tipo que sabe hacer los ajustes. Batear en este parque debe ser como batear en el jardí­n de su casa".

Ni tanto.

Aunque parezca increí­ble, Ramí­rez apenas batea para .191 (nueve hits en 47 turnos) con tres jonrones en Filadelfia, cuyo estadio tiene dimensiones que favorecen a los artilleros. Se mofó de sus malos números aquí­ y le dijo a los reporteros que iba a tomarse más tiempo en la práctica de bateo.

Los lanzadores de los Filis han tenido diversos grado de éxito contra Ramí­rez. Hamels y Brett Myers, quien abrirá el segundo partido, lo han maniatado. Sólo tiene dos hits en ocho turnos ante Hamles y tres en 19 contra Myers, con un grand slam y cinco ponches.

Moyer y Joe Blanton, pautado para abrir en el cuarto juego, quizás lo pensarán dos veces antes de transferirlo. Moyer es el pitcher al cual más jonrones (10) ha conectado, y batea para .560 (14 en 25) contra Blanton.

"Hay una cierta forma de lanzarle a Manny", comentó Chris Coste, catcher suplente de los Filis. "Sólo es cuestión que los lanzadores sepan hacer esos pitcheos. Hay un manual sobre Manny Ramí­rez, pero lo más posible es que no desaprovechará un error. Si hacemos las cosas como se debe, no veo que se justifique darle la base".

Aunque los Dodgers dependan de Ramí­rez para cargar su ataque, los Filis necesitan más producción por parte de sus mejores bateadores. Chase Utley y Ryan Howard conectaron cuatro hits en 26 turnos, con nueve ponches contra Milwaukee en la serie de división. Es un patrón que se remonta al año pasado, combinándose para .184 (9 en 49) con 21 ponches, cuatro extrabases y cuatro producidas.

No son guarismos dignos para peloteros estelares. Si siguen así­, Utley y Howard se exponen a recibir el cartel de decepción.

"Estoy tratando de hacer buen contacto", dijo Utley. "Lo otro que es importante es encontrar los espacios".

En cierta manera, las dificultades de ambos pueden ayudar a Filadelfia a la larga en cuanto a confianza. Son conscientes que pueden ganar una serie sin depender de sus dos mejores bateadores.

Ambos equipos llegan en medio de excelentes rachas. Los Dodgers cerraron la temporada regular con marca de 19-8 para ganar el Oeste de la Nacional. Los Filis terminaron 13-3 para revalidar su corona en el Este, y necesitaron de cuatro partidos para deshacerse de Milwaukee.

Dividieron honores en los ochos juegos que disputaron en la temporada regular, cada uno barriendo series de cuatro partidos en casa durante agosto.

Esta será la cuarta vez en 31 que ambos se miden en la serie de campeonato. Los Dodgers vencieron a los Filis en 1977 y 1978. Los Filis lo hicieron en 1983.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Hoy en PANTALLA

00:00

en linea

Debate Abierto

01:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

02:00

Cierre de planta

04:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

05:00

El Chavo del Ocho

05:30

Primer Impacto

06:30

Mi Esposa y Mis Hijos

07:30

Lápiz y Papel

08:00

Los Picapiedra

08:30

Capitán Tsubasa

09:00

Penn Zero: Casi Héroe

09:30

Hora de Aventura

10:00

Gravity Fall

10:30

Clarence

11:00

Phineas y Ferb

12:00

Mujer Casos de la Vida Real

13:00

en linea

Lotería RPC

13:35

Como Dice el Dicho

14:30

en linea

Partido - Champions

16:50

Castle

17:00

Scorpion

18:00

Películas RPC

20:00

en linea

El After

21:00

en linea

Poveda Tunai Show

22:00

en linea

Parecen Noticias

23:00

en linea

Noche de Champions

23:30

en linea

Debate Abierto