Los Mets ya son el teatro de lo absurdo

NUEVA YORK (AP). En una temporada surreal, inepta y patética, los Mets de Nueva York todaví­a tienen algo más de un mes para recibir más cachetazos.

El cerrador Rodrí­guez es la solitaria pieza estelar que se mantiene en pie dentro de un equipo que al paso como van las cosas podrí­a verse a obligado poner a su mascota _el Mr. Met_ como jugador de cuadro.

Algunos fanáticos creyeron que el triple play que produjo el final de un partido que perdieron 9-7 ante Filadelfia el domingo pasado serí­a el colmo.

Pues estaban muy equivocados. Aún faltaba más. El diagnóstico de Johan Santana, el aguerrido baluarte de la rotación abridora y quizás la única nota positiva en la temporada, no pudo ser más desgarrador: fuera por el resto del año debido a una dolencia en el codo izquierdo que requerirá una cirugí­a para removerle astillas de hueso.

Y pensar que hace unos cuantos dí­as atrás el as venezolano reflexionaba sobre el listado de bajas del equipo, uno en el que aparecen Carlos Beltrán, José Reyes, Carlos Delgado, David Wright y Oliver Pérez. Incluso los sustitutos de los titulares se lesionaron como fue el caso los pitchers Jonathon Niese y Fernando Nieve y el jardinero Fernando Martí­nez. Es el equipo que más ha usado la lista de lesionados en la campaña, con 22.

"Pareciese que todo nos sale mal. Esto es una locura", dijo el lanzador que en el penúltimo dí­a de la pasada campaña pidió abrir sin haber cumplido el periodo normal de descanso y en vano mantuvo con vida al equipo antes que quedase fuera de la postemporada por segundo año seguido.

Al sacar cuentas, más o menos 90 millones de salario está en la lista de lesionados actualmente, lo que superarí­a el presupuesto total de otros 17 equipos en las Grandes Ligas.

No hay nada que explique satisfactoriamente lo que ha pasado.

Tal vez se pueda decir que la caprichosa mala suerte tomó una saña particular con los Mets, que van para su tercer año seguido fuera de la postemporada. Otros consideran que pudo ser que se ha pagado caro por descuidos en el acondicionamiento fí­sico y preparadores no idóneos.

También están las voces que con insistencia opinan que el club es objeto de algún tipo de maldición, ya sea por mudarse a un estadio lujoso que es patrocinado por una institución bancaria que pasó a ser una de las afectadas en imagen por el colapso de la economí­a.

Los partidarios de la última teorí­a apuntan a las diversas formas que han perdido juegos este año, sobresaliendo el elevado fácil que Luis Castillo dejó caer ante un batazo de Alex Rodrí­guez que hubiese sido el out final de un juego contra sus vecinos Yanquis.

Pero los Mets han sido responsables de su propia pesadilla debido a las metidas de pata que sus directivos han hecho costumbre.

Un ejemplo fue la rueda de prensa en Florida en la que el gerente Omar Minaya salió a informar sobre la baja de Santana.

Minaya dio una respuesta que provocó más incredulidad cuando se le preguntó si la dolencia de Santana tení­a que ver con los problemas que el zurdo ya habí­a acusado en el codo durante la pretemporada.

"El spring training es tan lejano en el tiempo", dijo Minaya, admitiendo con candidez que se habí­a olvidado del detalle que un lanzador con un contrato de 137,5 millones dólares tení­a un historial de dolencias en el codo. "Ni me acordaba".

Pese a todo, Minaya parece tener su continuidad en el puesto asegurado por parte de la familia Wilpon, los dueños del equipo. Pero su responsabilidad en la debacle de 2009 no pasa inadvertida.

Parte de ella apunta a la pobre oferta de recursos en sus menores para reemplazar a los lesionados, por más que en años recientes se desprendieron de varios prospectos en canjes.

Todaví­a resuena el penoso incidente de relaciones públicas cuando tuvo que anunciar el despido de Tony Bernazard, el encargado de supervisar la formación de prospectos, por una serie de exabruptos. Minaya cargó contra un reportero de un tabloide de la ciudad, acusándolo de publicar sobre Bernazard porque estaba interesado en conseguir empleo con los Mets. Minaya se tuvo que disculpar posteriormente.

En medio de tanto infortunio, hay quienes piensan que lo único bueno es que todo lo malo se haya acumulado en un año y pensar que 2010 permitirá comenzar de nuevo.

Si todos los lesionados regresan a su nivel óptimo, las falencias que el equipo debe resolver durante el receso apuntan a conseguir un segundo abridor que se equipare a la jerarquí­a de Santana y otro bateador de poder en el orden ofensivo.

"Para mí­, el lado positivo es que el año que viene va a ser espectacular", comentó el jardinero Jeff Francouer. "Uno se imagina que todos los que se lesionaron vendrán al spring training con ganas de reivindicares. Si todo el equipo tiene esa mentalidad, será un año especial. Algo bueno va a salir de esto".


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Hoy en PANTALLA

00:00

en linea

Debate Abierto

01:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

02:00

Cierre de planta

04:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

05:00

El Chavo del Ocho

05:30

Primer Impacto

06:30

Mi Esposa y Mis Hijos

07:30

Lápiz y Papel

08:00

Los Picapiedra

08:30

Capitán Tsubasa

09:00

Penn Zero: Casi Héroe

09:30

Hora de Aventura

10:00

Gravity Fall

10:30

Clarence

11:00

Phineas y Ferb

12:00

Mujer Casos de la Vida Real

13:00

Como Dice el Dicho

14:30

Entérese

15:00

Crudo y Sin Censura

16:00

Castle

17:00

Scorpion

18:00

Películas RPC

20:00

en linea

El After

21:35

Series RPC

22:00

CSI: Miami

23:00

en linea

Debate Abierto