La agencia libre se convierte en purgatorio para muchos

NUEVA YORK (AP). Se llama Juan Cruz. Ganó cuatro partidos sin derrotas con los Diamondbacks de Arizona. Registró 2.61 de efectividad en 57 apariciones como relevista y su número de ponches duplicó el de boletos.

En un mundo ideal, el derecho dominicano no tendrí­a mayores dificultades de firmar un contrato millonario.

Pero, para su mala suerte, carga con una categorí­a que ha sido fatal. Cruz es un agente libre "A", es decir, el equipo que le contrate tiene que ceder una selección en las primeras rondas del 'draft' y ese es un precio muy elevado por un relevista intermedio.

A esta altura, con los campos de entrenamiento en Florida y Arizona ya en ebullición, Cruz sigue sin saber dónde jugará en la temporada del 2009.

La buena noticia para Cruz es que los Diamondbacks y el sindicato de peloteros llegarí­an a un acuerdo que le permitirí­a ser canjeado sin quebrantar el contrato colectivo. Arizona le darí­a un contrato y de inmediato tratará de cerrar un traspaso. Si no se concreta un canje, Cruz seguirá como agente libre.

Tal maniobra también podrí­a ser la puerta de salida para el torpedero colombiano Orlando Cabrera y el segunda base Orlando Hudson, otro par de agentes libres en el purgatorio de la categorí­a "A" y que se han encontrado con la dura realidad de que hay pocos clubes interesados por sus servicios.

La otra alternativa es esencialmente jugar gratis o por lo menos evitar lo que le ocurrió a Jason Varitek, el veterano receptor y capitán de los Medias Rojas de Boston. Varitek empezó la pretemporada en busca de un contrato de cuatro años y 50 millones, pero acabó firmando por una temporada y 5 millones.

Si bien los Yanquis se gastaron más de 420 millones de dólares en los fichajes de Marx Teixeira, CC Sabathia y A.J. Burnett, no hay que dejarse engañar, este ha sido uno de los recesos de invierno más anómalos que se recuerden.

Todaví­a quedan casi 60 agentes libres sin equipo.

Se trata de un grupo del cual cualquier gerente podrí­a sacar un equipo completo y competitivo, incluyendo a Manny Ramí­rez como el estelar cuarto bate y jardinero izquierdo. El dominicano mantiene un tira y afloja con los Dodgers de Los Angeles, y hace poco rechazó una oferta de un año y 25 millones.

También podrí­a incluir a otro par de candidatos al Salón de la Fama, como el receptor puertorriqueño Iván Rodrí­guez, el guardabosque Ken Griffey Jr. y el bateador designado Frank Thomas.

La rotación podrí­a tener como primero a Ben Sheets, ni más ni menos que el abridor del último Juego de Estrellas, aunque la situación del ex pitcher de Milwaukee se complicó ante la posibilidad que deba operarse el codo. Pedro Martí­nez y Tom Glavine, otros dos lanzadores con credenciales para el Salón de la Fama, también están disponibles.

Esto ha suscitado las sospechas de agentes y dirigentes del sindicato de peloteros de que algunos equipos se han puesto de acuerdo para coartar la espiral ascendente de los salarios.

De las oficinas ejecutivas se habla de la recesión que atenaza la economí­a de Estados Unidos.

"Estamos atravesando un periodo económico tumultuoso", dijo hace poco el comisionado Bud Selig. "Quizás este será el periodo más difí­cil desde la Gran Depresión".

Pero una realidad que pasa inadvertida es que muchos equipos han puesto énfasis en los últimos años a jugadores más jóvenes que salen más baratos que los veteranos.

La lógica es muy simple. ¿Por qué invertir 10 millones de dólares en un pelotero en declive cuando hay otro que puede hacer el trabajo por medio millón o hasta menos? Un buen ejemplo fue el catcher venezolano Dioner Navarro, por quien los Rays de Tampa Bay pagaron un salario de 432.000 dólares en el 2008 y la inversión redundó en ser el lí­der de bateo del club (.295) y una selección al Juego de Estrellas.

Además, a muchos equipos se les prendió el foco al atar de inmediato a sus figuras juveniles, con los casos recientes del as de los Filis Cole Hamels y el torpedero dominicano de los Marlins Hanley Ramí­rez.

¿Que no funciona la fórmula? Vaya y pregúntele a los Rays de Tampa Bay, que disputaron la pasada Serie Mundial con un equipo cuya nómina apenas superó los 40 millones de dólares e incluyó casi exclusivamente a jugadores por debajo de los 30 años.

Es un patrón que ya era notorio hace un año, cuando la economí­a no estaba tan mal. Veteranos como Barry Bonds, Sammy Sosa y Mike Piazza debieron retirarse en una forma u otra al no recibir ofertas.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Hoy en PANTALLA

00:00

Series RPC

01:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

02:00

Cierre de planta

04:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

05:00

El Chavo del Ocho

05:30

Primer Impacto

06:30

Mi Esposa y Mis Hijos

07:30

Lápiz y Papel

08:00

Los Picapiedra

08:30

Capitán Tsubasa

09:00

Penn Zero: Casi Héroe

09:30

Hora de Aventura

10:00

Gravity Fall

10:30

Clarence

11:00

Phineas y Ferb

12:00

Mujer Casos de la Vida Real

13:00

Como Dice el Dicho

14:30

Entérese

15:00

Crudo y Sin Censura

16:00

Castle

17:00

Scorpion

18:00

Películas RPC

20:00

en linea

El After

21:35

Series RPC

22:30

CSI: Miami

23:30

en linea

Debate Abierto