La era de los "súper equipos" golpea la puerta

ROMA (AP). El Barcelona debutó en la liga española con el mismo paso aplastante que mostró la temporada pasada, sobre todo en su primera mitad.

No importó que enfrente estuviera el Villarreal, que disputa la Liga de Campeones tras terminar cuarto el campeonato pasado: el tricampeón se paseó el lunes por el césped del Camp Nou y tanto el consagrado Lionel Messi como los nuevos Alexis Sánchez, Cesc Fábregas y Thiago Alcántara hicieron leña del árbol caí­do en la goleada por 5-0.

Mientras le seguí­a el paso a su archirrival Real Madrid _que ganó 6-0 en su visita al Zaragoza de Javier Aguirre_, el Barsa confirmó que la liga española 2010-11 volverá a ser un asunto de dos: a Valencia, Sevilla, Villarreal o Athletic de Bilbao les queda pelear por las migajas de la clasificación a Europa.

"Estamos en la misma liga y parecí­a que no tení­amos ningún argumento", dijo el mexicano Aguirre tras la paliza del domingo ante los de José Mourinho.

Lo triste es que estos lamentos son cada vez más comunes y no sólo en España. Los resultados de las ligas europeas este fin de semana parecen marcar la emergencia de una nueva casta de "súper clubes", para quienes la verdadera competencia comenzarí­a cada año más o menos en febrero, en octavos de final de la Liga de Campeones.

A nivel nacional o internacional, parece difí­cil que alguien les presente batalla antes.

Horas antes del triplete de Cristiano Ronaldo en La Romareda, los equipos de Manchester propinaron a los del norte de Londres goleadas desmesuradas, no sólo por la cantidad de tantos sino _aquí­ también_ por la calidad de los equipos que hicieron de ví­ctimas.

Que el Manchester United haga muchos goles no es novedad. En la liga pasada, marcó cuatro goles o más en cinco partidos de liga, incluido un 7-1 al Blackburn. Pero que le haga ocho al Arsenal, tercero en la historia del fútbol inglés con 13 campeonatos, es otra cosa.

Los Gunners no sufrí­an algo así­ desde fines del siglo XIX y quedaron tan avergonzados que le regalarán entradas a cada hincha que los acompañó hasta Old Trafford para vivir semejante humillación.

"No creo que ningún equipo vaya a meterle ocho goles al Arsenal otra vez", dijo el delantero del United Wayne Rooney, autor de un triplete.

En el final de la temporada 2009-10, el Tottenham de Harry Redknapp le habí­a ganado 1-0 un partido vibrante al Manchester City de Roberto Mancini para quedarse con el último boleto inglés a la Champions. En el año y poco que pasó desde entonces, el City superó a los londinenses a fuerza de petrodólares.

Aunque los Spurs tuvieron una memorable participación europea _en la que brilló el lateral-volante zurdo Gareth Bale_, este año cayeron a la menos glamorosa Liga Europa mientras el City se clasificó a la Champions y armó un plantel de dimensiones galácticas.

El 5-1 del domingo en Londres certificó la distancia sideral que ahora los separa. Los goles celestes fueron del bosnio Edin Dzeko, adquirido en enero al Wolfsburgo por 42 millones de dólares, y del argentino Sergio "Kun" Agüero, que dejó el Atlético de Madrid por 62 millones. Dos pases gol vinieron del francés Samir Nasri, que salió del Arsenal hace una semana por 40 millones.

Este inicio de temporada amenaza con una involución de la Premier hacia el duopolio que define a la liga española. Dependerá del Chelsea de Andre Villas-Boas y quizás del Liverpool de Kenny Dalglish evitar que el torneo se transforme en un diálogo con sede en Manchester.

Arsenal, sin Fábregas y Nasri, ve peligrar su posición entre los cuatro primeros. El entrenador Arsene Wenger tiene hasta el cierre del libro de pases del miércoles para ahuyentar ese espectro.

Una diferencia abismal entre un par de clubes y el resto puede restarle mucho interés a una liga, justo en tiempos en que los campeonatos europeos compiten por la atención global.

En la campaña pasada, el Barsa perdió apenas dos partidos de liga: en la segunda fecha contra el Hércules y con la Real Sociedad en la jornada 34. Luego que los blaugranas empataron con el Madrid a falta de seis fechas, la recta final hacia la consagración fue casi un bostezo para los observadores neutrales.

Al mismo tiempo, al campeón inglés Man United le llevó hasta febrero perder su primer partido, con Wolverhampton. (Cayó tres veces más, pero ante el resto de los Cuatro Grandes: Chelsea, Liverpool y Arsenal). Este año la Premier arrancó con otro tono: Arsenal y Tottenham, los humillados del fin de semana, fueron cuarto y quinto la última temporada.

Barsa y Man United, finalistas de la Champions muy bien reforzados, y Real Madrid y Man City, que compran todo crack que se les antoje, se presentan como los lí­deres de esta nueva casta de súper equipos. Son candidatos a circular sin mucho apuro por sus ligas, hasta que pase el invierno europeo. No llegar a octavos de la Liga de Campeones serí­a para cualquiera una catástrofe, pero ninguno se conforma con menos que las semis.

Chelsea, Bayern Munich, Inter y Milan, con planteles cargados de estrellas, tratarán de no perderles pisada.

¿Qué les queda a Queens Park Rangers o Granada, al Rayo Vallecano o al Swansea? Probablemente lo mejor sea estacionar el autobús delante del arco para salvar la honra con pocos goles en contra. Ganar puntos ante Messi, Cristiano, Rooney o el Kun se antoja como mucha ambición.

___

Diego Graglia es editor de deportes de The Associated Press y está en Twitter como @TheDailyDG.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Hoy en PANTALLA

00:00

Series RPC

01:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

02:00

Cierre de planta

04:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

05:00

Series RPC

07:00

Animados

12:30

Mujer Casos de la Vida Real

13:30

Como Dice el Dicho

15:30

Entérese

16:00

Series RPC

17:00

Películas RPC

19:00

Juego Limpio

19:55

Series RPC

21:00

Lo Mejor del Boxeo

22:30

Tanda Manga

23:00

en linea

Debate Abierto