Jakob y los Ingebrigtsen, al asalto del mundo en la Liga de Diamante

El joven prodigio noruego Jakob Ingebrigtsen, acompañado el jueves en la reunión de la Liga de Diamante de Oslo por sus dos hermanos mayores Henrik y Filip, sueña con cuestionar el dominio de los corredores africanos en el medio fondo luego de haber conquistado Europa.

"Somos una familia un poco loca, pero ahora somos locos con buenos resultados, lo que nos hace recomendables", ironiza ante la AFP Henrik Ingebrigtsen, el mayor de los hermanos con 28 años, sonriente y con 'look' rockero.

"Tuvimos disputas con nuestro club, con la federación, con otros corredores. Ellos no creían en nuestra manera de hacer las cosas. Pero eso ha cambiado mucho".

La historia de los tres hermanos, de un total de siete hijos, originarios de Stavanger (sudoeste de Noruega) parece, efectivamente, de locos: entrenados por su padre Gjert, autodidacta y autoritario, ponen habitualmente de de relieve los kilómetros acumulados y el duro trabajo llevado a cabo especialmente por Jakob, el más joven, que se entrena según sus propias palabras "como un profesional desde los ocho años".

El alto Jakob, de 18 años y 1,84 m, imperturbable y todavía con cara de niño, es el piso superior del cohete, cuya preparación habría sido perfeccionada con la experiencia de entrenamiento de sus dos hermanos mayores, que fueron abriendo paso.

Luego de años de volver locos a los cronómetros en las diferentes categorías inferiores, compitió de tú a tú con los senior el pasado verano boreal en Berlín con dos títulos de campeón de Europa y posteriormente este invierno en Glasgow en los Europeos en pista cubierta (oro en 3.000 m, plata en 1.500 m).

- 3º en Estocolmo -

"Espero sinceramente que el 'Team Ingebrigtsen' podrá romper el dominio africano", declaró, ambicioso, al diario noruego Dagbladet.

Ahora tiene en mente las dos competiciones más prestigiosas de los próximos meses: los Mundiales de Doha (27 septiembre - 6 octubre) y luego los Juegos Olímpicos de Tokio, donde los hermanos sueñan con un podio familiar.

Jakob Ingebrigtsen comenzó bien su reto finalizando 3º en los 1.500 m de Estocolmo bajo el frío del mes de mayo con un tiempo de 3 minutos y 37.30 segundos, imponiéndose en una última recta alucinante al poseedor del récord del mundo en pista cubierta, el etíope Samuel Tefera, y al campeón del mundo keniano Elijah Manangoi.

Jakob, que terminó el instituto la semana pasada y se concentrará ahora al 100% en el atletismo, solo quedó por detrás del subcampeón del mundo keniano Timothy Cheruiyot (3:35.79) y del yibutiano Ayanleh Souleiman (también 3:37.30).

"En Estocolmo me estaba recuperando de un virus, pero luego me sentía cada vez mejor, por lo que creo que estoy en muy buena forma" para la milla (1.609 m) prevista en Oslo, donde volverá a competir contra Souleiman en compañía de su hermano Filip, mientras que Henrik correrá en los 3.000 m.

Filip, de 26 años, ya sabe lo que es ganar una medalla mundial, pues se colgó el bronce en 1.500 m en Londres-2017.

Poseedor del cuarto mejor tiempo en 1.500 m la temporada pasada (3:31.18), a Jakob Ingebrigtsen parece que solo le falta un esprint final devastador para conseguir sus objetivos en una carrera del campeonato más táctica, y por tanto más lenta.

Su derrota en el esprint contra el polaco Marcin Lewandowski este invierno boreal en el Europeo en pista cubierta de Glasgow quizá le mostró su último límite.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Hoy en PANTALLA

00:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

01:00

Cierre de planta

04:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

05:00

A La Candela

06:00

Mujer Casos de la Vida Real

07:00

Entérese

08:00

Series RPC

10:00

Animados

12:00

A La Candela

13:00

Series RPC

15:00

Películas RPC

17:00

Los Reyes

19:00

Películas RPC

21:00

Flow Dance

23:00

A La Candela