Reseña AP: Smith está bien en “Aladdin”, el problema es otro

Al ver la nueva versión con actores de "Aladdin" queda bastante claro que las dudas en torno a la selección de Will Smith para el papel del Genio eran exageradas. El que debió despertar dudas es el tipo detrás de la cámara... y de paso meterse en una lámpara por siempre.

Guy Ritchie, amante de los mafiosos rudos y la acción violenta, fue siempre una opción extraña para dirigir un gran musical romántico de Disney y aquí demuestra, definitivamente, que era la persona equivocada. "Aladdin”, en sus manos, se parece más a "La momia" que a "Frozen". Incluye una escena de tortura y tomas de acción en cámara lenta sin sentido.

Al principio, Smith era la gran interrogante. ¿Cómo iba un actor real a reproducir el espíritu frenético de un genio metamorfo al que Robin Williams prestó su voz tan maravillosamente en la cinta animada? Smith actúa con dificultad al principio, quizás antes de escuchar el consejo de su propio personaje: sé tú mismo.

Ritchie, que dirigió la cinta y coescribió el guion con John August, básicamente tomó la estructura de la película de 1992, le agregó elementos del musical de Broadway y le dio algunos giros buenos, como agregar una segunda historia de amor y actualizar a la princesa Jasmine, quien pasa de testigo bonita a participante feroz. El guion también redobla la idea de que todos se sienten atrapados en los roles en los que nacieron.

Mena Massoud interpreta animosamente al personaje principal, un pillo callejero apuesto que se enamora de la princesa de espíritu libre y ve su vida cambiar tras frotar una lámpara mágica. Naomi Scott es la princesa y es digna como una heroína de Disney del 2019: graciosa, fuerte, valiente y con una voz hermosa.

Las clásicas melodías de Alan Menken de la cinta original, incluyendo "Friend Like Me" (“Amigo fiel”), “Prince Ali" (“Príncipe Alí”) y "A Whole New World" (“Un mundo ideal”), están todas incluidas, así como "Speechless", una nueva canción escrita por Menken y Benj Pasek y Justin Paul ("La La Land") interpretada por Jasmine. La pieza es maravillosa y podría finalmente reemplazar a "Let It Go" como el himno popular de Disney.

También se destacan los exuberantes vestuarios de Michael Wilkinson, un desfile de animales completamente digital — con un mono Abu fantásticamente logrado, el tigre Rajah y una abrazadora Alfombra mágica — y las buenas actuaciones de la excomediante de "Saturday Night Live" Nasim Pedrad como una doncella y Billy Magnussen como un príncipe. Y el coreógrafo Jamal Sims logra gloriosas combinaciones de hip hop con Bollywood.

Pero el diseño de producción de Gemma Jackson es una cursilería del Medio Oriente y Sudasia, con los típicos puestos de comida, paredes derruidas y bullicio constante. (Afrontémoslo, todas las escenas urbanas vagamente medio-orientales no han cambiado mucho desde "Los cazadores del arca perdida"). Un verdadero traspié es la Cueva de las Maravillas, terriblemente mal lograda; pareciera que un gato vomitó monedas de oro y rubíes.

Marwan Kenzari es un Jafar más joven del que estamos acostumbrados, pero evidentemente le dijeron que actuara como psicópata hacia el final, cuando grita como si estuvieran en "La ira de Khan" mientras resuenan truenos y sus ojos se hinchan. Aun así, tiene una historia de fondo y algunos buenos diálogos, como "Roba una manzana y serás un ladrón. Roba un reino y serás un estadista".

El Genio de Smith es un fanfarrón necesitado que bebe martinis y hace poses de yoga, lleva el cabello recogido en un moño y hace un montón de referencias a la cultura popular bajo la manga ("¡El público se enloquece!", dice). Cuando está azul, es puramente un efecto visual y se esfuerza demasiado en parecerse al difunto Robin Williams. Cuando tiene su tono de piel normal, es Smith, y mejor. Una escena en la que el Genio intenta ayudar a un mudo Aladdin a cortejar a Jazmine es de las más chistosas que el actor haya hecho en años.

Pero por lo demás, se siente la presencia de un inquieto Ritchie. El cineasta está enamorado de las explosiones, y entre otras crea una secuencia de fantasía abrupta y errada para "Speechless". Es muy bueno para la acción, e incluso se mofa de esta forma de arte al hacer que una pila de especias se estremezca cuando algo muy grande se aproxima (como en "Jurassic Park"), pero no puede decidirse por un estilo visual congruente. Pareciera que los momentos de quietud lo aburren. Hasta el romántico paseo en alfombra para "A Whole New World", que sería pan comido para cualquier cineasta, de algún modo resulta desgarrador.

El filme da tumbos en distintas direcciones y es coronado por un desastroso remix de "Friend Like Me" para los créditos finales, en el que Smith revive a su rapero amigable de los 90 mientras DJ Khaled grita continuamente "¡Otra!". Es el último de varios desaciertos torpes.

"Aladdin", un estreno de Disney, recibió una clasificación PG (que sugiere cierta orientación de los padres) de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos (MPAA, según sus siglas en inglés) por "algo de acción/peligro". Duración: 128 minutos. Dos estrellas de cuatro.

___

Mark Kennedy está en Twitter como http://twitter.com/KennedyTwits .

Hoy en PANTALLA

00:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

01:00

Cierre de planta

04:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

05:00

A La Candela

06:00

Mujer Casos de la Vida Real

07:00

Entérese

08:00

Series RPC

10:00

Animados

12:00

A La Candela

13:00

Series RPC

15:00

Películas RPC

17:00

Los Reyes

19:00

Películas RPC

21:00

Flow Dance

23:00

A La Candela