Héctor Correa es el primer MasterChef de Panamá

Las salomas se escucharon hasta el último rincón de los Estudios Medcom al develarse que el oriundo de Chitré, Héctor Correa, se había convertido en el primer MasterChef de Panamá. Definitivamente que, este chitreano no la tuvo nada fácil y si no me creen, sigan leyendo.

Los tres finalistas: Pablo, Gabriel y Héctor estaban con el pecho lleno de orgullo por llevar puestos una filipina, la cual es la vestimenta oficial de los chefs. Ya no eran sólo aspirantes, se habían convertido en más que eso, su nivel de cocina había crecido tanto que se podía decir que los tres eran merecedores de llevarse el triunfo.

El primer reto se trataba de adivinar a través del sabor y el olor cada producto que les colocaron enfrente, en una caja había lácteos, en otra especias y frutas. A Gabriel no le fue tan bien, en cambio Héctor y Pablo quedaron en empate y debieron desempatar con una última caja misteriosa, el cual tenía diferentes salsas. El ganador de ese reto fue Pablo.

Pablo se hizo acreedor de dos beneficios, el primero era poder escoger su estación de cocina en el restaurante del Hotel La Concordia y también podía escogerle las estacione a sus otros compañeros.

Todo parecía que Héctor y Pablo se habían confabulado para eliminar a Gabriel, así que, por eso, le dieron la peor estación. Sin embargo, Gabriel logró presentar buenos platos e incluso mejores que el mismo Pablo.

Todo se sentía como si fueran chefs de gran estatus y así lo presentaron, el primero en salvarse y estar a un paso de los 25 mil dólares fue nada más y nada menos que Héctor, y solo podía pasar uno más, ese fue el arquitecto de la cocina, Gabriel. ¡Qué emoción para el santeño!

Aunque se sentía el ambiente triste al ver que Pablo debía decirle adiós a su sueño de ser el primer MasterChef de Panamá.

Ahora solo eran dos, Héctor y Gabriel se disputarían el gran premio haciendo una cena de tres tiempos. Mientras tanto, sus familiares y amigos estaban desde el balcón apoyándolos ¡Qué nervios!

Los jueces fueron más estrictos que nunca, y lo que habían hecho antes fue borrón y cuenta nueva, solo iba a contar lo que harían esta noche y así fue, la suerte le sonrío a Héctor, felicidades al primer MasterChef de Panamá. ¡Ojueeeee!