Lo que uno hace por un Mundial

Ya huele a Mundial... A menos de un mes para que inicie la Copa del Mundo de la FIFA Brasil 2014 muchas cosas se repiten de manera idéntica cada cuatro años.

No hay cambios, pero muchos disfrutan de esas cosas que convierten a los mundiales de la FIFA en la fiesta deportiva favorita de la gente. Repasemos algunas de ellas.

De seguro muchos han programado sus vacaciones para el mes de junio y así ver todos los partidos. Recuerdo que a los 18 años incluso renuncié a un trabajo para poder quedarme en casa y ver todos los partidos del Mundial. Fue para Estados Unidos 94 y lamentablemente mi querida selección de Argentina quedó eliminada en los octavos de final por la Rumania de Gheorghe Hagui, Popescu, Domitrescu y compañía.

Otros se gastan un buen "billete" comprando una TV Full HD para ver los partidos con la mejor tecnología. Qué me dicen de las banderitas, placas y toda clase de accesorios para ponerlo en el carro.

En los tiempos de estudiante recuerdo las muchas veces que con los compañeros dejábamos de ir a clases por irnos a algún lugar a ver los partidos.

Para Italia 90 casi me quedo en varias materias. Las fugas de clases eran masivas, tanto así que nuestra escuela nos dio las horas libres para ver el partido de Colombia ante Camerún por los octavos de final. Creo que sabían que pocos asitirían a dar clases.

De muchacho prácticamente cada vez que terminaba un partido quedamos en el cuadro del barrio jugando fútbol tratando de jugar como las estrellas del Mundial.

Es muy probable que muchos de ustedes hayan comprado ya la camiseta de su selección favorita. Otros desde ya tienen reservas en restaurantes de la ciudad para ver los partidos con los panas.

Cuantas "pollas" de mundiales no habrán llenado ya o cuantos calendarios no estarán listos en las manos de toda clase de persona esperando los partidos para comenzar a llenarlos.

Los Mundiales también inspiran a los padres para ponerle el nombre a sus hijos. De allí que muchos muchachos de 10 a 15 años se llamen Rivaldo, Romario, Gabriel; otros más jóvenes ya se llaman Ronaldo y hasta Messi.

Para los días previos al Mundial la ansiedad se apodera de muchos y sólo el pitazo inicial de un partido calma ese estado de expectativa, emoción y adrenalina que se vive cada cuatro y que es generado por eso que a lo llaman la Copa del Mundo.