Deportes

Invierno: Vista desde Latinoamérica: ¿Dónde está el fútbol?

ACAPULCO, México (AP). En Latinoamérica, desde Acapulco hasta Sao Paulo, los Juegos Olí­mpicos de Invierno se ven así­: son exóticos, incluso pintorescos.

Pero, ¿dónde está el fútbol?

Ningún paí­s latinoamericano ha ganado una medalla en Juegos Olí­mpicos de Invierno y la región sólo tiene 22 atletas inscritos entre los 2.700 que están en Vancouver, un ecléctico grupo que mantendrá la tradición.

Hay un esquiador mexicano de 51 años de edad con el atí­pico nombre de Hubertus von Hohenlohe, quien es el atleta de mayor edad de los juegos. Es su quinta participación y su mejor resultado es un 26to lugar conseguido en slalom en Sarajevo 1984.

Brasil tiene un esquiador alpino que creció en Italia esquiando en las Dolomitas, cerca de la frontera con Austria.

Argentina parece un negocio de familia. De sus siete atletas, tres son parientes.

"Algunos de estos deportes son tan diferentes a lo que estamos acostumbrados a ver aquí­", dijo Marcley Xavier, un vendedor de 30 años de edad, entrevistado junto a un negocio de periódicos en el distrito financiero de Sao Paulo. "No voy a hacer un esfuerzo por verlos. Prefiero seguir con el fútbol si puedo".

A 7.400 kilómetros de distancia en la bahí­a de Acapulco, Alejandro Solí­s dice que no sabí­a que se estuvieran realizando unos Olí­mpicos.

"¿Cuáles juegos, como de apuestas en casinos?", replicó un poco sorprendido. Al mencionarle Vancouver y Canadá, sonrió con algo de vergüenza.

"De verdad dirí­a que hay un interés mí­nimo aquí­. Obviamente no hay nieve. Esta mañana estábamos a 30 grados (centí­grado, 85 Fahrenheit). La gente está más interesada en esquiar en agua y en el fútbol".

Sólo ocho naciones de Latinoamérica y el Caribe están compitiendo: Argentina, Brasil, Islas Caimán, Chile, Colombia, Jamaica, México y Perú. A pesar de tener el 10% de la población mundial, Latinoamérica tiene menos del 1% de los atletas en Vancouver.

El problema obvio es el clima y los cambios de temporadas en el hemisferio sur. Sólo dos paí­ses debajo de la lí­nea del Ecuador han ganado medallas invernales: Nueva Zelanda y Australia.

La situación económica es otro problema porque los juegos están dominados por naciones más poderosas de Norteamérica y Europa.

El esquiador alpino Jhonny Longhi nació en la pobreza en Brasil pero cuando era un niño fue adoptado por una familia italiana. A los 15 años de edad tuvo que elegir por qué paí­s competir y se inclinó por el lugar donde nació sabiendo que serí­a más fácil que en el equipo italiano.

"Es como cuando conoces a una bella chica y dices, 'Wow.' Es lo mismo para mí­", dijo en entrevista con la AP.

Los juegos parecen tener más cobertura en Brasil que en cualquier otro paí­s debido a que serán anfitriones de la olimpiada de 2016 en Rí­o de Janeiro. No son el tema principal, pero los diarios más grandes diarios les dan cobertura y el resto del periódico se dedica al fútbol.

Desde luego que hay muchas montañas en Latinoamérica, los Andes son las segundas más altas del mundo. Y no todo en Sudamérica es tropical. La ciudad argentina de Ushuaia, localizada en la Tierra del Fuego, tiene nieve durante todo el año.

Al preguntar porqué los paí­ses latinoamericanos tienen poca participación, el miembro del Comité Olí­mpico de Colombia Alberto Ferrer dijo: "La respuesta es simple, somos un paí­s tropical".

No hay equipo de Jamaica de bobsled en esta ocasión. Elevados a la fama en Calgary 1988, los jamaicanos no pudieron clasificarse a Vancouver. Errol Kerr, quien nació en Estados Unidos, es el único participante de la isla y está inscrito en esquí­ estilo libre.

Sus vecinos de las Islas Caimán tienen a su primer participante en el esquiador Dow Travers.

Perú y Colombia también inscribieron atletas por primera vez.

El único miembro colombiano es Cynthia Jennifer Denzler, quien nació en California e hija de padres suizos, donde aprendió a esquiar. Hace una década solicitó la nacionalidad colombiana.

Perú tiene tres atletas encabezados por Roberto Carcelén de cross-country.

"Para nosotros es muy difí­cil", dijo Carcelen. "Perú tiene montañas altas pero la gente no practica deportes de invierno. Todo está mal porque el gobierno no apoya a otros deportes. El fútbol es el rey y todo el dinero y recursos van para ellos".

Perú finalizó último en la eliminatoria mundialista.

Argentina tiene a la delegación más grande con siete atletas, tres familiares: Los esquiadores Macarena Simari Birkner, Marí­a Belén Simari Birkner y Christian Javier Simari Birkner.

"Para nosotros es muy difí­cil competir", dijo el esquiador de cross country argentino Carlos Llanes. "En Latinoamérica los deportes de invierno son amateurs mientras que en Europa todos son profesionales. Es muy difí­cil llegar acá".

Aunque Venezuela no tiene atletas, los periódicos han estado siguiendo a Dan Joye, quien participa en luge y nació en ese paí­s.

"Uno siempre busca ángulos cercanos a casa", dijo Amalia Llora, editora del diario venezolano El Universal.

Dijo que los comentarios del patinador ruso Evgeni Plushenko en contra de los jueces y el medallista de oro Evan Lysacek fueron el cuarto artí­culo más visto en el sitio de internet del rotativo.

"Los Juegos Olí­mpicos de Invierno no generan el mismo interés que los de verano, pero no puedes ignorarlos sólo porque no tenemos invierno aquí­".

___

Los escritores de la Associated Press Tales Azzoni en Sao Paulo, Carlos Rodrí­guez en Vancouver, Vivian Sequera en Bogotá, Graham Dunbar en Whistler, Canadá y Jorge Rueda en Caracas contribuyeron a este reporte.

FUENTE: Agencia AP