Deportes 16 de agosto 2008 - 04:00hs

Phelps emula a Spitz y Brasil vibra con Cielo

BEIJING (AP). Michael Phelps no necesitó esta vez de un récord mundial para una enésima medalla dorada. César Cielo atrapó un oro inédito para la natación brasileño. Jefferson Pérez se despidió de la marcha volviendo a un podio olí­mpico.

Vibrante es una palabra que se queda corta para describir la mañana del sábado en Beijing, cuyos Juegos Olí­mpicos tocaron su punto medio.

Y todaví­a falta la prueba insignia del atletismo, por la noche en el Nido de Pájaros, donde Usain Bolt, Asafa Powell y Tyson Gay prometen sacarse chispa en los 100 metros.

Phelps logró finalmente emular el récord de siete preseas doradas en una misma edición olí­mpica, gesta que el también nadador estadounidense Mark Spitz hizo perdurar en solitario desde Munich 1972.

El séptimo oro de Phelps fue conseguido en los 100 metros estilo mariposa, aunque lo hizo con una cuota de infarto.

Su triunfo sobre el serbio Milorad Cavic fue por apenas una centésima de segundo, la primera de sus victorias en el Cubo de Agua en el que no pudo batir un récord mundial.

La diferencia la pusieron los largos brazos de Phelps, que le permitieron tocar primero la pared tras verse relegado en un momento al séptimo puesto de la final.

Ahora, el domingo, Phelps irá por los ocho doradas y dejar atrás a Spitz. Eso parece cantado al considerar que se trata del relevo 4x100 combinado, en el que Estados Unidos es amplio favorito.

China sigue al frente del cuadro de medallas con una brecha de 12 medallas de oro sobre Estados Unidos (27-15).

Brasil se estrenó en la columna dorada gracias a Cielo, triunfante en los 50 libre para darle a su paí­s un tí­tulo inédito en la natación olí­mpica.

"Toda mi vida soñé con ser un campeón olí­mpico y ahora es toda una realidad", dijo el paulista de 21 años.

Se impuso con un récord olí­mpico de 21.30 segundos al superar a los franceses Amaury Leveaux y Alain Bernard, llevándose su segunda presea de Beijing, pues se colgó un bronce en los 100 libre.

Cielo terminó con una sequí­a en la natación olí­mpica brasileña, ya que no embolsaba una medalla desde que en Sidney 2000 se logró un bronce en el relevo 4x100.

Pérez, quien en Atlanta 1996 le dio a Ecuador su primera medalla de cualquier color, regresó al podio olí­mpico al ganar una plata en la marcha de 20 kilómetros.

Pero el segundo puesto, a 14 segundos del campeón ruso Valeriy Borchin, no le dejó conforme.

"No es malo, pero plata es plata, alguna vez escuché algún atleta que decí­a que su plata le sabí­a a oro, para mí­ la plata es plata, el bronce es bronce y el oro es oro", dijo Pérez, quien en Atlanta ganó la dorada, pero en las siguientes justas de Sidney y Atenas quedó fuera de los podios.

A sus 34 años, Beijing marcó su despedida.

"Gracias a Dios por la oportunidad de haber estado en cinco olimpiadas y cerrar así­ mi carrera", indicó.

Relegado a un segundo plano por la hazaña de Phelps quedó el que la británica Rebecca Adlington tumbó el que era el récord mundial más antiguo de la natación. Su 8:14.10 para ganar los 800 libre eclipsó la marca que la estadounidense Janet Evans ostentó durante 19 años.

Además, la zimbabuesa Kirsty Coventry revalidó su tí­tulo en los 200 espalda al fijar un récord mundial de 2:05.24.

China y Ucrania consiguieron sendos oro en bádminton y tiro, respectivamente. Zhang Ning ganó en los singles femeninos del badminton y Oleksandr Petriv lo hizo en la modalidad de pistola rápida de 25 metros.

Otras 22 oros, incluyendo los 100 metros, se repartirán en el resto de la jornada, incluyendo las finales de bala femenino y el heptatlón en el atletismo. Remo (7), ciclismo (3), vela (2), lucha (1), tenis (1), pesas (1) y esgrima (1) también adjudicarán tí­tulos.

FUENTE: Agencia AP

En esta nota: