Deportes 18 de agosto 2008 - 12:01hs

Sigue el festí­n británico en el ciclismo

BEIJING (AP). Gran Bretaña se irá de Beijing con su mejor actuación en unos Juegos Olí­mpicos desde 1920 y le puede dar las gracias a sus ciclistas.

El equipo masculino en persecución atrapó el lunes la más reciente medalla de oro del ciclismo británico en los juegos, rebanándole dos segundos al récord mundial que habí­an establecido el dí­a previo.

Con Bradley Wiggins al frente, se impusieron en el velódromo Laoshan al recorrer los 4.000 metros con tiempo de 3 minutos y 53.314 segundos. Ed Clancy, Paul Manning y Geraint Thomas fueron los otros acompañantes de Wiggins.

Los cuatros arrasaron con Dinamarca en la final, al extremo que estuvieron a punto de alcanzarles al final de la competencia. Nueva Zelanda derrotó a Australia para llevarse la medalla de bronce.

"No nos habí­amos dado cuenta qué clase de tiempo tuvimos. Pensamos que quizás habí­amos roto el récord, pero no por tres segundos", comentó Wiggins, quien además habí­a sumado otro oro en la persecusión individual.

La medalla de oro fue la duodécima de Gran Bretaña en los juegos y la sexta en total de sus ciclistas.

Wiggins irá el martes por otro oro, ahora en la madison. "No me conformo con una medalla que no sea la de oro", afirmó.

A primera hora, la holandesa Marianne Vos exhibió sus kilates como campeona mundial al dar una lección magistral en la carrera de puntos.

Vos fue la única corredora que pudo sacarle una vuelta a las demás al terminar con 30 puntos, superando la cuenta de 18 de la cubana Yoanka González.

Para Vos, de 21 años, la tercera fue la vencida en Beijing. La holandesa se habí­a quedado con las manos vací­as en la carrera de ruta y la contrarreloj individual.

También frenó la voracidad británica en el velódromo, campeones en cinco de las siete finales que hasta ahora se han definido.

"La carrera fue dura, pero hay que tener mente positiva y tener mucho deseo de ganar", indicó la corredora cubana de 32 años. "Estoy muy contenta de aportar una medalla más a Cuba, ya me puedo retirar y morir tranquila, porque ya logré lo que anhelaba, una medalla olí­mpica".

González le dedicó la medalla a su esposa, Pedro Pablo Pérez, un corredor de ruta que se habí­a clasificado a los juegos pero no participar tras sufrir lesiones graves en un accidente automovilí­stico.

La española Leire Olaberrí­a se quedó con el bronce al sumar 13, misma puntuación que la colombiana Marí­a Luisa Calle.

"No fue un despiste ni nada de eso, simplemente no me dieron las fuerzas", declaró Calle, quien en la misma prueba logró el bronce hace cuatro años en Atenas.

Olaberrí­a ingresó antes que la colombiana en el cierre del sprint final, lo que la dejó con el bronce.

FUENTE: Agencia AP