Deportes 15 de agosto 2008 - 04:00hs

Vuelve Phelps, el Rey del Oro, y Estados Unidos arrasa

BEIJING (AP). Las gotas de agua parecí­an fuegos artificiales cuando Michael Phelps se zambulló a la piscina y emergió con un nuevo oro con otro récord mundial en la natación olí­mpica. Potente y prepotente, a Phelps no hay nada que se le resista.

Tras un dí­a ausente de la lucha por el podio, y con Estados Unidos vapuleado sin piedad, la reaparición de la "bala acuática" no pudo ser más auspiciosa: su paí­s se recuperó con un total de seis medallas, una cantidad exactamente igual a la que embolsaron el resto de los paí­ses juntos.

De esas seis preseas estadounidenses, tres fueron de oro y con otros tantos récords mundiales, con Phelps en los 200 metros combinado. Las otras doradas fueron de Ryan Lochte en los 200 espalda y de Rebecca Soni en los 200 pecho.

Alemania cortó ese monopolio del oro cuando Britta Steffen se alzó con los 100 metros libre.

Un dí­a antes y sin Phelps, se pusieron 16 medallas en juego, incluidas cuatro de oro, y Estados Unidos apenas atrapó dos de bronce.

Cuando restan dos jornadas, Estados Unidos es virtual campeón de la natación con un total de 26 medallas, de las cuales 10 son de oro, seis de plata y 10 de bronce.

Su escolta es Australia con 16 (5-5-6) y detrás marcha Japón con cuatro (3-0-1). Corea y Francia tienen un oro cada uno y Brasil apareció el jueves en el medallero con el bronce de César Cielo en los 100 metros libre. Cielo avanzó el viernes a la final en los 50, a disputarse el sábado.

De las 10 doradas de los estadounidenses, seis son de Phelps, quien además embolsó otras tantas en Atenas 2004.

"Ya me falta poco, ahora tengo que descansar", dijo Phelps, quien apenas terminó la ceremonia de premiación de los 200 metros combinado participó en las eliminatorias de los 100 mariposa, en los que se clasificó a la final con el segundo mejor tiempo.

El serbio Milorad Cavic quedó a la cabeza con 50.92, seguido por Phelps con 50.97 y el australiano Andrew Lauterstein con 51.27.

"Mañana va a ser una carrera dura", dijo Phelps. "Tengo que estar más cerca de los 50 (segundos). Y si no lo estoy, entonces será difí­cil".

El venezolano Alberts Subirats fue undécimo con 51.82 y resultó eliminado.

Phelps ya es el deportista que más preseas doradas ha atrapado en la historia olí­mpica, superando a su compatriota Mark Spitz, al atleta finés Paavo Nurmi, la gimnasta ucraniana que representó a la Unión Soviética Larysa Latynina y al atleta estadounidense Carl Lewis.

Su nuevo oro lo agregó en los 200 metros combinado con un tiempo de 1 minuto y 54.23 segundo, revalidando así­ su medalla de Atenas 2004. Además mejoró su propio récord mundial de 1:54.80, establecido el mes pasado.

La medalla de plata fue para el húngaro Laslo Cseh con 1:56.52 y la de bronce para el estadounidense Lochte con 1:56.53.

No conforme con esa bronce y con Phelps ausente de esa prueba, Lochte ganó luego los 200 metros espalda con récord mundial de 1 minuto y 53.94 segundos.

Lochte, quien tomó la delantera en los últimos 50 metros, mejoró el récord de 1:54.32 que compartí­a con su compatriota Aaron Peirsol desde hací­a un mes.

Peirsol se llevó la medalla de plata con 1:54.33 y el ruso Arkady Vyatchanin la de bronce con 1:54.93.

En cuanto a Soni, se impuso en los 200 pecho y, para no ser menos que sus compañeros, lo hizo con un récord mundial de 2 minutos y 20.22 segundos.

"No puedo creer lo que acaba de suceder", dijo Soni, quien en 2006 sufrió un problema cardí­aco que estuvo a punto de arruinarle su carrera y quizás la vida.

"Me siento muy bien; recorrí­ un largo camino para volver aquí­", agregó Soni, haciendo alusión a ese problema.

El récord que batió Soni pertenecí­a a la australiana Leisel Jones con 2:20.54, establecido en 2006. Jones se llevó la medalla de plata con 2:22.05 y la noruega Sara Nordenstam la de bronce con 2:23.02.

Tuvo que aparecer la alemana Steffen para quebrar la fiesta estadounidense al ganar el oro en los 100 metros libre, superando a la favorita australiana Libby Trickett.

Steffen registró un tiempo de 53.12 y batió el récord olí­mpico de 53.38 que ella misma fijó en las eliminatorias. Trickett, dueña del récord mundial, obtuvo plata con 53.16 y la estadounidense Natalie Coughlin bronce con 53.39.

En eliminatorias, Cielo, ganador de un bronce para Brasil en los 100 metros libre, avanzó en el primer lugar a la final de la prueba de los 50 metros que se disputará el sábado.

"Estoy muy fuerte y mentalizado para la victoria", dijo Cielo, quien para la final del sábado dejó atrás al francés Alain Bernard y al australiano Ashley Callus, entre otros.

Cielo marcó 21.34 segundos, un nuevo récord olí­mpico y ahora espera darle a Brasil el primer oro de toda su historia olí­mpica.

A dos jornadas del final, se batieron nada menos que 21 récords mundiales. Y aún está Phelps en acción.

FUENTE: Agencia AP

En esta nota: