Deportes

Las claves para los Saints y Colts

MIAMI (AP). Análisis del Super Bowl entre los Colts de Indianápolis y los Saints de Nueva Orléans en Miami:

Cuando los Colts tengan el balón

La tarea de los Saints en cuanto a defensa es obvia pero ultra complicada: frenar a Peyton Manning (18).

Manning redondeó otra temporada impresionante, con un sin precedente cuarto premio como Jugador Más Valioso y haciendo pases claves en las victorias sobre los Ravens y Jets en los playoffs. Logró encontrar debilidades en dos de las defensas más férreas de la liga, al completar 67.5% de sus pases para 623 yardas, cinco touchdowns y una intercepción. Su calificación de 104.6 supera la que tuvo cuando a los Colts al tí­tulo del Super Bowl 2007.

Nueva Orléans tiene que presionarle y cuenta con Will Smith, el defensive end que acabó segundo en la Conferencia Nacional con 13 derribos. Pero los Saints sólo llevan uno en los playoffs, aunque zarandearon bastante a Brett Favre en la final de la NFC. DT Sedrick Ellis (98), DE Bobby McCray (93) y los linebackers Jon Vilma (51), Scott Fujita (55) y Scott Shanle (58) tienen que presionar a Manning o de lo contrario se dará gusto con los Saints.

Reggie Wayne (87) no incidió en la final de la Conferencia Americana al ser anulado por Darrelle Revis, pero los Saints no tienen a nadie como Revis. Los cornerbacks Jabari Greer (32) y Tracy Porter (22) la pasaron mal contra los Vikings y ante los Cardinals la semana previa. Manning podrí­a repartir pases a placer en dirección a Wayne, los también wide receivers Pierre Garcon (85) y Austin Collie (17) y el tight end Dallas Clark (44).

El duelo entre Clark y el safety Darren Sharper (42) se las trae. Clark atrapó 100 pases esta temporada y Sharper fue colí­der con nueve intercepciones y anotó en tres de las mismas. Los Saints forzaron 39 balones sueltos.

Los Colts tratarán de atacar por tierra con Joseph Addai (29) y Donald Brown (31) detrás de una lí­nea que se armó paraa proteger a Manning, pero que sabe allanar el terreno para los acarreos. El centro Jeff Saturday (63) y RT Ryan Diem (71) son los ejes, pero Indy debe imponer su juego aéreo.

Cuando los Saints tengan el balón

Nueva Orléans anotó 510 puntos para liderar la liga y lleva 76 en dos partidos de playoffs. Todos se involucran en la ofensiva. Drew Brees (9) fue el quarterback más efectivo de la NFL, con seis touchdowns sin ser interceptado en los playoffs. Brees se mueve mejor que Manning y sabe soltar pases a la carrera. Imparable cuando realiza pases cortos para jugadas relámpago por el medio.

Por eso es que los defensive ends Robert Mathis (98) y Dwight Freeney (93) no deben darle respiro. Si le dejan con libertades, Brees tiene blancos de sobra: los wide receivers Marques Colston (12), Devery Henderson (19), Robert Meachem (17), Lance Moore (16) y los tight ends Jeremy Shockey (88) y David Thomas (85). Shockey se ha visto afectado por problemas en la rodilla derecha, pero Thomas le ha suplantado bien.

Indy pondrá a su batallón de cornerbacks para contenerlos, entre ellos Kelvin Hayden (26), figura en la victoria sobre los Bears en el Super Bowl 2007; además de los novatos Jacob Lacey (27) y Jerraud Powers (25), esté último se perdió el campeonato de la AFC por una dolencia en el pie izquierdo; y Tim Jennings. Lo que los Colts deben evitar es dejar a sus safeties Antoine Bethea (41) y Melvin Bullitt (33) en cobertura exclusiva sobe el running back Reggie Bush (25).

El dinámico Bush es un enigma para Nueva Orléans y también constituye un peligro en el juego aéreo. El tackle Dan Muir (90) y los linebackers Gary Brackett (58) y Clint Session (55) son fundamentales para contener el ataque terrestre por parte de Pierre Thomas (23), Bush y Mike Bell (21).

Equipos especiales

El pateador de los Saints Garrett Hartley (5) quizás no consiga otro intento gol de campo más importante que el de 40 yardas con el que su equipo avanzó al Super Bowl. Bueno, a menos que tenga que repetirlo el próximo domingo.

Hartley se perdió los cuatro primeros partidos de la temporada por consumo de un estimulante prohibido y se benefició de estar bajo la tutorí­a del veterano John Carney, quien dio el paso al costado cuando Hartley regresó.

Indy afronta lo contrario con su veterano Matt Stover (3), quien reemplazó al lesionado Adam Vinatieri (4), el pateador más exitoso en la historia del Super Bowl.

Stover no es un pateador de larga distancia, pero muy efectivo. Las situaciones de alto voltaje no parecen asustar al veterano de 20 años.

Thomas Morstead (6) es un novato que se ha encargado de las patadas de despeje de los Saints y lo ha hecho sin dificultades. Indy también tiene a un novato en Pat McAfee (1), y ambos pueden patear lo más profundo posible.

Bush es más peligroso en las devoluciones. Se escapó para recorrer 83 yardas en una anotación contra Arizona, pero un despiste ante Minnesota por poco le costó el partido a los Saints. Chad Simpson (35) consiguió una devolución de 93 yardas en la patada de arranque durante la temporada.

Pero en términos generales la cobertura de los equipos especiales de los Colts en cuanto a despejes supera a la de los Saints.

Entrenadores

Quienes argumentan que Jim Caldwell heredó un equipo con estirpe de campeón cuando reemplazó a Tony Dungy deben recordar que a Dungy le tomó cinco temporadas en Indy para alcanzar el Super Bowl. Caldwell es el quinto entrenador nvoato que conduce a su equipo a la máxima cita.

Caldwell aprendió bien de su mentor y la transición fue más fácil ya que fue escogido por su antecesor. Esto no significa que no tuvo sus dificultades, particularmente el retiro en la pretemporada de Tom Moore, el único coordinador ofensivo con el que Manning habí­a lidiado. Moore acordó seguir como "asesor", lo que sirvió para tener tranquilo a Manning. Aún más importante fue el factor que Caldwell, en cuanto a personalidad y manejo, es casi como un calco de Dungy.

Sean Payton es el artí­fice del repunte de los Saints, una maquinaria de anotar puntos y campeones de la Conferencia Nacional. Seleccionó a Brees como quarterback y juntos han llevado a los Santos a sus primeros partidos por el tí­tulo de conferencia y ahora el Super Bowl.

El genio de Payton para armar jugadas ofensivas y descubrir taleno ha sido fundamental en que Nueva Orléans esté en su actual pedestal. Claro que tuvo la suerte de adquirir a Colston en la séptima ronda del draft, además de Pierre Thomas y Lance Moore. La agencia libre y canjes permitieron las contrataciones de Shockey, Vilma, Fujita, Shanle y Brees.

Esta temporada, Payton aceptó que parte de su salario fuese dirigido para contratar al coordinador defensivo Gregg Williams. Aunque los Saints no son prodigios cuando no tienen el balón, han mejorado y saben olfetear el momento para provocar pérdidas.

FUENTE: Agencia AP

En esta nota: