NBA Baloncesto -  8 de julio 2014 - 21:57hs

Sterling testifica en juicio en Los Angeles

LOS ÁNGELES (AP). Donald Sterling, que está luchando por evitar la venta de su amado equipo Los Angeles Clippers, convirtió el martes una sala de justicia en su escenario particular, arengando al abogado que le interrogaba, criticando a los médicos que le consideraron incompetente e insistiendo en que puede conseguir mucho más de los 2.000 millones de dólares ofrecidos por el equipo.

Al subir el martes al banquillo, a donde tendrá que regresar el miércoles, Sterling alternó entre declarar entre lágrimas su amor por su esposa, Shelly, y después menospreciarla describiéndola como una mujer intimidada por la "mala NBA" e incapaz de gestionar una operación financiera de ese calibre.

Sterling, que es abogado, ejerció su control sobre el proceso en el juicio sin jurado desde el momento en el que subió al espacio para testigos y acusó al abogado Bert Fields de hacerle una pregunta compuesta. El juez Michael Levanas recordó a Sterling que estaba compareciendo como testigo, y no como abogado.

Fields, uno de los abogados más conocidos del mundo del entretenimiento en Los Ángeles, habló con tanta suavidad que Sterling se quejó de que no podía oírle.

"Dígame de qué quiere acusarme", le dijo a Fields durante su comparecencia de 90 minutos. "Plántese y sea un hombre".

El multimillonario de 80 años también describió como "mercenarios" a los médicos que declararon que tiene Alzheimer, alegó que tenía mala memoria en referencia a algunas de sus declaraciones más polémicas, y declaró que podía superar la oferta de 2.000 millones de dólares ofrecidos para comprar los Clippers con 10.000 millones de dólares, vendiendo los derechos de televisión a Fox y ganando una demanda antimonopolio que ha presentado contra la NBA.

El juez Michael Levanas intentó sin éxito recuperar el control de la situación, y en un momento dado le dijo a Sterling: "Vuelva a responder preguntas en lugar de hacer comentarios más o menos entretenidos".

La NBA ha intervenido para expulsar a Sterling de los propietarios de equipos debido a comentarios racistas que hizo a una novia.

Sus abogados han rechazado la autoridad de Shelly Sterling en el fondo familiar para cerrar un acuerdo de forma unilateral y vender el equipo al ex director general de Microsoft Steve Ballmer.

Para poder cerrar el acuerdo por su cuenta, Shelly Sterling hizo que dos médicos examinaran a su marido. Le declararon mentalmente incapacitado e incapaz de actuar como administrador del fondo, al que pertenecen los Clippers.

Si la venta no se cierra el 15 de septiembre, la NBA ha dicho que podría confiscar el equipo y subastarlo.

FUENTE: LINDA DEUTSCH