Fútbol Fútbol -  27 de junio 2010 - 20:00hs

Mundial: Marea albiceleste cubre el paí­s tras triunfo argentino

BUENOS AIRES (AP). El primer gol polémico de Carlos Tevez lo gritaron dos veces. Respiraron más tranquilos cuando Gonzalo Higuaí­n marcó el segundo tras una definición que se les hizo eterna y anticiparon la fiesta antes del pitazo final con el derechazo letal de Tevez para sellar el triunfo 3-1 el domingo ante México por los octavos de final del mundial.

A miles de kilómetros de distancia, los hinchas argentinos vivieron el partido con la misma intensidad que las 11 "fieras" de Diego Maradona frente a una pantalla gigante colocada en un parque en el centro de Buenos Aires desafiando el frí­o y la lluvia.

"Volveremos, volveremos, volveremos otra vez a ser campeones como en el 86", fue el hit entonado por los fervorosos fanáticos tras el final del duelo. Argentina fue campeón mundial en 1978 y por última vez en 1986.

"Aguante Argentina, esta vez se nos da", gritó eufórico Juan Carlos Zbinden, de 27 años, mientras golpeaba con fuerza un bombo. A su lado, sus pequeños hijos con los rostros pintados con pintura celeste y blanca soplaban cornetas y saltaban sin comprender muy bien lo que sucedí­a.

"Este equipo tiene mí­stica, va a llegar lejos", apuntó el hombre.

Tras el final, miles se concentraron en el Obelisco de Buenos Aires, otros salieron a dar vueltas por la ciudad en sus autos haciendo sonar las bocinas o celebraron desde los balcones. En cada ciudad del paí­s se repitió la misma postal de celebraciones multitudinarias.

"Estamos contentí­simos, este mundial es nuestro. No importa Alemania, no importa nadie", se ilusionó Guillermo Noriega, de 22 años, con la indumentaria clásica del hincha albiceleste: camiseta del seleccionado, bandera y gorro de arlequí­n.

El próximo obstáculo será el poderoso seleccionado teutón, el mismo que frustró a los sudamericanos hace cuatro años, también en cuartos de final.

La tarde gris de domingo se prestaba para seguir el partido en los hogares, pero "cábalas son cábalas", contó Sofí­a López, abrigada de pies a cabeza, quien como sucedió en los partidos anteriores siguió a la selección frente a la pantalla de la plaza San Martí­n de esta capital.

El pasto embarrado por la intensa lluvia que cayó desde la mañana obligó a que los hinchas siguieran el duelo de pie, exponiéndose a más de un resbalón ante cada salto en momentos decisivos del partido como cuando el mexicano Carlos Salcido estrelló un remate en el travesaño.

Y unos cuantos rodaron por el piso con el cabezazo de Tevez, en clara posición adelantada. Gol que gritaron dos veces con una sonrisa cómplice luego de ser convalidado por el árbitro pese a los reclamos mexicanos.

Higuaí­n les trajo tranquilidad y Tevez, el más apoyado por los hinchas durante los 90 minutos, terminó de armar la fiesta.

"México parecí­a que nos iba a complicar, pero otra vez la suerte estuvo de nuestro lado. Alemania será bravo, pero confí­o que llegaremos a la final", vaticinó Darí­o Leto, de 65 años, antes de llevar a sus nietos a festejar al Obelisco.

FUENTE: Agencia AP