Fútbol Americano NFL -  1 de febrero 2014 - 13:17hs

Manning-Wilson, choque de estilos en el Super Bowl

EAST RUTHERFORD, Nueva Jersey, EE.UU. (AP) — El Super Bowl entre los Broncos de Denver y los Seahawks de Seattle cuenta con todo lo que un fanático, jugador, entrenador y la NFL desean.

Pero el partido del domingo tiene una relevancia especial en cuanto al futuro de la posición del quarterback dentro de un deporte que más que nunca depende del pasador.

En otras palabras, tenemos al mariscal de campo clásico, el que se mantiene fijo en la bolsa de protección. Este es el caso de Peyton Manning, quien acaba de completar la temporada más prolífica de un quarterback en la historia.

Y en el otro extremo está Russell Wilson, cuya velocidad y tendencia para improvisar jugadas le pone como el abanderado de la nueva generación que incluye a Robert Griffin III, Colin Kaepernick, Cam Newton, y hasta a Andrew Luck.

La defensa de Seattle intentará sacar a Manning de su zona de confort. La defensa de Denver tendrá otro objetivo, que Wilson sepa lo que es la claustrofobia al mantenerlo encerrado en la bolsa de protección.

Obviamente, los dos estilos de los mariscales de campo benefician a las ofensivas, ya que de lo contrario ambos equipos no tendrían balances de 15-3, ser los primeros preclasificados de sus conferencias y ahora enfrentándose por el campeonato.

Las diferencias, aparte de edad, experiencia y altura (Manning es seis pulgada más alto que Wilson) le ponen más intriga a este Super Bowl.

Todo es cuestión de estilos.

"Ambos tienen estilos distintos", declaró el coordinador ofensivo de los Broncos Adam Gase, en el que tal vez fue el comentario más recatado durante una semana en la que se exageró bastante. "Pero mentalmente, parece que Russell emulará lo que Peyton ha hecho en su carrera en cuanto a ser un quarterback inteligente que sabe sacar provecho de los recursos de su juego".

Pero al fin y al cabo son recursos diferentes y la pregunta es cuál será el que se amoldará mejor a la NFL, si se mantiene la tendencia de partidos con marcadores abultados.

Alguien como Manning, en la discusión del mejor quarterback de la historia sin importar si el domingo no logra conseguir un segundo campeonato, siempre encontrará un equipo. El que sea procurará armar su ofensiva en torno a un talento como ese.

El dilema para los equipos es si prefieren seguir con la práctica tradicional o se inclinan por lo que se hace a nivel universitario —el semillero de la NFL— con quarterbacks ágiles, creativos y escurridizos como Wilson. Eso no lo determinará el que salga victorioso de los Meadowlands, pero tendría un impacto significativo en una liga en la que copiarse de lo que hacen los demás es cotidiano.

La manera de evaluar a un mariscal de campo no va a cambiar, sin importar el nuevo prototipo. Siempre se tratará de determinar si el quarterback confirma que sabe conducirse dentro de la bolsa de protección, es decir tomar una decisión en un lapso de 10 segundos y saberla ejecutar en menos de cuatro.

Manning ha tenido ese talento a lo largo de su carrera, mientras que Wilson ha dado fuertes indicios en sus dos temporadas en la NFL que también sabe hacerlo.

El repertorio de recursos con el que cuenta Wilson difiere con respecto a los de Manning, pero el entrenador de los Seahawks Pete Carroll ve muchas similitudes.

"Es un gran competidor en todos los sentidos", dijo Carroll sobre su quarterback, quien con 25 es 12 años más joven que Manning. "En su preparación, en el día del partido, personifica lo que uno busca en un competidor. Dedicación al trabajo. Un atleta extraordinario, con una destreza que le permite tomar buenas decisiones bajo presión".

Manning cree que siempre habrá demanda por aspectos distintos de cada estilo.

"Creo que tengo una buena idea de cómo describir al quarterback perfecto, tomando algo de todos", dijo. "El brazo de John Elway, la mecánica de Dan Marino, el cómo Troy Aikman se desplazaba hacia atrás para acomodarse, la habilidad de Brett Favre para eludir, el aplomo de Joe Montana para los últimos dos minutos y, naturalmente, mi velocidad".

Tras dejar de reírse, Manning añadió:

"Podría tomar algo de todos, de algunos de mis quarterbacks favoritos, y también podría tomar 30 aspectos de distintos jugadores y mezclarlos para tener al quarterback perfecto".

¿Pero ese mariscal de campo perfecto tendrá un parecido más cercano al estilo de Manning o al de Wilson?

El partido del domingo podría ofrecer una vista al futuro.

FUENTE: BARRY WILNER (Associated Press)