Hípica -  4 de junio 2015 - 20:30hs

La distancia de Belmont, el gran reto para American Pharoah

NUEVA YORK (AP) — Lo único que separa a American Pharoah de la hazaña de terminar la más larga sequía en la historia del hipismo —37 años sin un ganador de la Triple Corona— son 1,5 millas y siete rivales decididos a dificultarle una victoria en el Belmont Stakes.

Desde que Affirmed logró en 1978 completar la barrida en el Kentucky Derby, Preakness y Belmont, doce caballos han fracaso en el intento. El sábado será el turno de American Pharoah, que parte como favorito por 3-5.

Con el mexicano Víctor Espinoza en el sillín, el potro alazán de cola inusualmente corta parece haber superado el Derby y Preakness con energía de sobra, y la necesitará en la carrera más larga y rigurosa de las tres.

American Pharoah galopó el jueves en el enorme óvalo de Belmont antes de visitar el paddock donde será ensillado el día de la carrera. El viernes pisará de nuevo la pista para su preparación final.

Antes de la proeza de Affirmed, habían pasado 25 años entre las Triples Coronas logradas por Citation en 1948 y Secretariat en 1973. Ahora son 37 años, y nos encontramos ante la oportunidad de que American Pharoah haga historia y haga algo por un deporte en apuros o se convierta en un fracaso más.

"Hay mucha ansiedad", dijo Bob Baffert, el único entrenador en perder en el Belmont tres veces con caballos que habían ganado las primeras dos carreras de la Triple Corona. "Ni siquiera pienso sobre la historia".

American Pharoah y siete rivales competirán en la carrera más larga de sus vidas el sábado. En caso que se pronostique lluvia, sería una ventaja para American Pharoah, que ganó con facilidad el Preakness tras un aguacero que se desató justo mientras los caballos se dirigían a la zona de salida.

El ancestro del potro, Empire Maker, ganó el Belmont en 2003 para impedir que Funny Cide se adjudicara la Triple Corona.

Esta vez, los competidores parecen decididos a mantenerse cerca de American Pharoah, cuyo estilo preferido de carrera es tomar la delantera, si bien ha mostrado capacidad de relajarse un poco al inicio y ganar. La cantidad de caballos que ejerzan presión al inicio determinará quién tendrá la energía necesaria para la recta final.

"Quiero que él se suelte libremente", indicó Baffert, "y que Víctor lo lleve a un punto en que se siente cómodo. Estoy seguro que todos los demás van a permanecer muy unidos".

Así como los caballos no están acostumbrados a correr 1,5 millas, los jinetes tampoco suelen tener carreras tan largas. El Belmont ha arruinado a quienes han maniobrado demasiado pronto y agotan a sus caballos. Otros han actuado demasiado tarde y han dejado que los líderes tomen una ventaja imposible de contrarrestar.

Espinoza, por su parte, tiene experiencia en el Belmont, dado que ha perdido otros dos intentos por alcanzar la Triple Corona, con California Chrome el año pasado y con War Emblem en 2002.

"Si él está contento, todo va a ser fácil", declaró Espinoza. "Si no está contento, uno va a tener que forzar las cosas y él no está listo para hacerlo".

American Pharoah será el único caballo el sábado que haya participado en las tres carreras de la Triple Corona este año. Superó a cinco de sus rivales en el Derby, a uno en el Preakness y otro corre la serie por primera vez.

FUENTE: BETH HARRIS (Associated Press)