Fútbol Fútbol -  9 de julio 2011 - 15:00hs

América: Batista se contradice más de la cuenta

BUENOS AIRES (AP). Sergio Batista no un caprichoso irredimible.

Simplemente es un técnico que con sus dichos y acciones suele contradecirse en el marco de la Copa América, en la que su equipo argentino de estrellas lideradas por Lionel Messi se jugará la vida el lunes ante un plantel juvenil de Costa Rica.

El caso más emblemático ocurrió con Carlos Tevez. Batista dijo hasta el hartazgo que el goleador del Manchester City no entraba en sus planes ya que no le servirí­a a su esquema.

Esa decisión de marginar a Tevez, conocido como el "jugador del pueblo", causó un revuelo de magnitud entre los aficionados y en el mundo del fútbol, por lo que poco antes del inicio de la Copa, el "Checho" dio marcha atrás y lo puso en una lista preliminar.

Después, lo ratificó en la lista final de 23 jugadores y con apenas un par de partidos de práctica lo incluyó de entrada como titular sin haberlo sacado ni un minuto, en los empates 1-1 con Bolivia y 0-0 ante Colombia.

Parece que ahora Tevez vuelve a no estar en sus planes, ya que ante Costa Rica lo mandarí­a al banco.

"Messi es mi nueve", declaró Batista antes de la Copa América, con lo cual la fenomenal "Pulga" del Barcelona jugó los dos partidos como centrodelantero, aunque a veces bajaba al medio a buscar una pelota que no le llegaba.

Batista dijo el viernes que "estoy pensando en un retoque del sistema pero con una referencia de área más concreta. Y Messi sea el enganche muy cerquita de los delanteros".

Eso quiere decir que Messi no será más "mi 9". Parece que ahora será "mi enganche".

Otra contradicción de Batista: primero subrayó públicamente que su plan es "intentar jugar como el Barcelona" y después dijo que en realidad no habí­a dicho eso.

Batista se llenó la boca diciendo que su equipo llegarí­a al gol tras un culto del toque.

Pero en su equipo pone a tres centrales _Esteban Cambiasso, Javier Mascherano y Ever Banega _ que tocan y tocan pero la pelota siempre está en el mismo lugar.

Tras el partido con Bolivia, el técnico hizo un solo cambio para enfrentar a Colombia: sacó el defensor Marcos Rojos _el más fácil de "limpiar" porque es el más novato de los titulares_ y puso a Pablo Zabaleta.

Pero a Zabaleta no lo hizo jugar por el lateral izquierdo, como lo hace en Manchester City, sino por el derecho. Y a Javier Zanetti, que en Inter de Italia juega por derecha, lo cambió de perfil.

Este cambio marca una contradicción táctica porque Batista pregona que los laterales se sumen al juego asociado en ataque y complica el perfil de Zanetti al ponerlo en un costado que le resulta poco conocido y con pierna cambiada.

Martí­n Palermo, quien acaba de colgar los botines tras ser el máximo goleador en la historia de Boca Juniors, también fue ví­ctima de las contradicciones de Batista.

En la antesala de la Copa América, Batista dijo en reunión de prensa que analizaba la posibilidad de convocar a Palermo para que jugase unos minutos ante Albania y despedirse así­ de la selección argentina.

Pero un dí­a después se retractó y dijo que no dijo lo que dijo.

FUENTE: Agencia AP

En esta nota: