FÚTBOL Fútbol -  3 de diciembre 2014 - 14:59hs

Crimea causa un dolor de cabeza a la UEFA

La cuestión del fútbol en Crimea, península ucraniana que ha pasado a Rusia, la reforma de los cabezas de serie en la Liga de Campeones y las modalidades de la Liga de las Naciones estarán en el programa del Comité Ejecutivo de la UEFA el jueves en Nyon (Suiza).

Desde el 22 de agosto, la UEFA opone su veto a la participación de los clubes de Crimea a las competiciones organizadas por la Federación Rusa (RFS), y sus partidos, en este marco, no están reconocidos.

La UEFA puso en marcha el 18 de septiembre un grupo de trabajo, que va a presentar el jueves su recomendación al comité ejecutivo de la instancia. Este último, verdadero gobierno del fútbol europeo, tomará entonces una decisión sobre este dosier.

Ucrania perdió Crimea, anexionada en marzo a Rusia, y combate una rebelión armada prorrusa en el Este desde hace siete meses, un conflicto que ha causado más de 4.300 muertos.

Los dos equipos de Crimea, que juegan en la primera división ucraniana, el Tavria Simferopol y el Sebastopol, fueron disueltos poco después de la anexión. Tres clubes creados desde entonces han integrado la tercera división rusa (TSK Simferopol, SKCF Sebastopol y Zhemchuzhina Yalta).

El comité ejecutivo debe también avalar una reforma de los cabezas de serie para el sorteo de la próxima temporada de Liga de Campeones.

Este estatuto será de este modo reservado al último ganador de la Champions, acompañado por los clubes campeones de los siete mejores países del índice UEFA, y no los clubes que hayan tenido un mejor historial en las competiciones continentales en los últimos años, como hasta ahora.

Esta reforma tendría consecuencias para países como Inglaterra o España, por ejemplo, que deberían tener menos representantes en el primer bombo,que permite evitar fuertes adversarios en los grupos.

El comité ejecutivo debe también precisar ciertas modalidades de la Liga de Naciones, nueva competición creada en el último Congreso de la UEFA en marzo.

A partir de 2018, la mayor parte de los amistosos de los equipos nacionales europeos serán sustituidos por un campeonato con cuatro grandes divisiones, un sistema de ascensos/descensos y una "final four" a la que llegarían los vencedores de grupo.

De esta competición saldrán cuatro plazas para la Eurocopa-2020 para los países que no se clasifiquen por la vía clásica de las eliminatorias, que mantiene su formato intacto.

El comité ejecutivo debe detallar el jueves un calendario y programar un formato, sobre todo en los play-offs de repesca en esta futura competición.

FUENTE: AFP

En esta nota: