FÚTBOL Fútbol -  3 de octubre 2015 - 13:38hs

Sin Suárez y Cavani, Uruguay avista sufrir al comienzo

Luis Suárez y Edinson Cavani, sus dos más celebradas estrellas, cumplirán suspensiones en los primeros partidos. Un equipo inmerso en un recambio generacional. La selección de Uruguay afronta el comienzo de las eliminatorias sudamericanas rumbo al Mundial de Rusia con más dudas que certezas.

Suárez, el goleador de Barcelona, todavía tiene que cumplir cuatro de los nueve partidos de suspensión con que fue castigado por morder a un rival durante el Mundial de Brasil el año pasado, y recién podrá jugar en la quinta fecha de la eliminatoria. Cavani, mientras tanto, debe penar dos partidos debido a su expulsión en el partido contra Chile por los cuartos de final de la última Copa América, cuando reaccionó luego de que el defensa chileno Gonzalo Jara le tocara el trasero.

Además, referentes de la selección uruguaya en los dos últimos Mundiales, como Diego Forlán y Diego Lugano, ya no están en el combinado.

Quien sigue firme es el técnico Oscar Washington Tabárez, de 68 años y con una década en forma continuada al frente del seleccionado que en las primeras dos jornadas de las eliminatorias visitará a Bolivia y recibirá a Colombia.

Tabárez apostó a renovar el equipo luego del Mundial de Brasil, donde Uruguay sorteó la fase de grupos con resonantes victorias ante Inglaterra e Italia, con Suárez en la cancha. Pero fue eliminado en octavos de final por Colombia cuando Suárez ya había sido suspendido.

Doce futbolistas debutaron en la selección mayor desde entonces, la mayor parte de ellos delanteros: Diego Rolan, Mathías Corujo, Camilo Mayada, Giorgian De Arrascaeta, Jonathan Rodríguez, Emiliano Velázquez, Gastón Silva, Carlos Sánchez, Guzmán Pereira, Nahitan Nández, Brian Lozano y Michael Santos. Los dos últimos se destacaron en el ataque de la selección uruguaya que ganó la medalla de oro en los recientes Juegos Panamericanos de Toronto.

Estos jóvenes futbolistas, algunos de los cuales actúan en la liga local, se integraron a un equipo que mantiene todavía a algunos de los jugadores que consiguieron el cuarto puesto en el Mundial de Sudáfrica 2010 y también estuvieron en Brasil 2014, sobresaliendo el portero Fernando Muslera (Galatasaray de Turquía), el defensa Diego Godín (Atlético de Madrid) y el batallador volante Egidio Arévalo Río (Tigres de México).

En esta nueva etapa, Uruguay disputó 14 partidos, de los cuales ganó ocho, empató tres y perdió otros tres.

Sin embargo, en los cuatro partidos más importantes, los de la Copa América, los jóvenes valores convocados no lograron hacer olvidar la ausencia de Suárez. Uruguay se mostró como un equipo lento y sin poder ofensivo, solo pudo vencer a Jamaica, empató con Paraguay y perdió ante Argentina y Chile.

Los dos últimos amistosos, una deslucida victoria 1-0 ante Panamá y una derrota 1-0 contra Costa Rica no hicieron más que acrecentar las dudas del público y la prensa sobre si clasificarse a un tercer Mundial consecutivo es factible.

Tabárez ha justificado el bajo rendimiento del equipo por la ausencia de sus dos grandes goleadores.

"En el fútbol de alto nivel, el potencial individual o la capacidad individual es el primer factor de rendimiento. Los grandes equipos se hacen con los grandes jugadores. Entonces, cuando un equipo se ve privado de esos grandes jugadores, se resiente en muchos aspectos de su expresión colectiva", dijo el entrenador tras la derrota contra Costa Rica. "Estamos deseando que Suárez venga", agregó.

En una conferencia de prensa anterior, Tabárez se había mostrado optimista, sobre todo a partir de la quinta fecha, cuando Suárez volverá a ponerse la camiseta Celeste. Eso será contra Chile, en marzo próximo.

"Ningún otro equipo en la eliminatoria podrá tener un refuerzo tan bueno como el que tendremos nosotros cuando Luis vuelva", dijo Tabárez.

FUENTE: AP