Deportes 24 de noviembre 2011 - 00:00hs

Lions, listos para desafiar el invicto de los Packers

DETROIT (AP). La última vez que Aaron Rodgers y los Packers visitaron Detroit, no dieron argumento alguno para pensar que terminarí­an ganando el Super Bowl.

Desde luego, el quarterback de Green Bay tiene una explicación perfectamente válida sobre por qué no tuvo un buen desempeño frente a los Lions.

"Me provocaron una conmoción cerebral", recordó.

Rodgers se recuperó del golpe y de aquella dura derrota en diciembre para llevar a los Packers al tí­tulo, pero sigue recordando la forma en que Detroit se impuso a sus rivales de la División Norte de la Conferencia Nacional. El jueves, en el Dí­a de Acción de Gracias, los Packers viajan otra vez a Detroit para medirse a Ndamukong Suh, en lo que serí­a uno de los últimos desafí­os serios a la condición invicta que conserva Green Bay en la campaña.

"Será otro partido y otra oportunidad de vencer a otro gran equipo", dijo Suh, el temible tackle defensivo de Detroit. "Ellos tienen un gran ataque, muy potente".

El feriado estadounidense tiene en su cartelera otros dos partidos interesantes. Los 49ers de San Francisco, el segundo mejor equipo de la NFL, visitan a los rudos Ravens de Baltimore, y los Cowboys de Dallas reciben a los Dolphins de Miami, en un duelo tradicional de estas fechas, entre dos conjuntos enrachados.

Ahora resulta difí­cil recordarlo, pero los Packers estuvieron en riesgo de perderse los playoffs luego de caer 7-3 en Detroit, la temporada anterior. Rodgers abandonó el terreno por la conmoción cerebral hacia el final del segundo cuarto, pero Green Bay pasó penurias incluso cuando su mariscal estaba en el encuentro.

El quarterback se perdió el compromiso de la semana siguiente, una derrota ante Nueva Inglaterra. Pero desde entonces, los Packers han ganado 16 partidos consecutivos.

Green Bay (10-0) no ha anotado menos de 21 puntos en ningún partido de esta campaña, y Rodgers ha lanzado 31 pases de anotación, contra sólo cuatro interceptaciones.

Los Lions (7-3) enfrentan una misión colosal si quieren poner fin a una racha de siete derrotas consecutivas en partidos disputados en el Dí­a de Acción de Gracias. La última vez que triunfaron en esta fecha fue en el 2003, cuando le interceptaron tres enví­os a Bret Favre y se impusieron 22-14, también a Green Bay.

"Queremos cerciorarnos de que los jugadores entiendan la tradición de este partido, su importancia para la ciudad, su lugar en la historia de la NFL", dijo el entrenador de Detroit, Jim Schwartz. "Cuando te despiertas en el centro de la ciudad y todos se preparan para el desfile, sabes que no es un dí­a normal. El Dí­a de Acción de Gracias en Detroit es distinto que en otras ciudades".

Los Cowboys tienen también mucha historia en esta festividad, incluida aquella dolorosa derrota ante los Dolphins, en el partido en que Leon Lett, el integrante de la lí­nea defensiva de Dallas, cometió uno de sus recordados errores, al resbalar en la nieve y poner en juego un balón que recuperó Miami para ganar el encuentro con un gol de campo en el último segundo.

Lett es ahora parte del personal de coaches de los Cowboys, y la marca de chocolates Snickers ha organizado una campaña en la que pide a los aficionados perdonar al jugador por aquella pifia. Quizás un triunfo de los Cowboys sea un paso para conjurarla.

Ambos equipos llegan al Dí­a de Acción de Gracias con tres triunfos consecutivos. Los Cowboys comparten el primer lugar de la División Este de la Conferencia Nacional y tienen la oportunidad de ser lí­deres en solitario al menos hasta el lunes, cuando jugarán los Giants de Nueva York.

Los Dolphins buscan continuar el repunte luego de comenzar la campaña con un récord de 0-7. Matt Moore ha mostrado que podrí­a ser la solución anhelada por el club como quarterback, y la defensiva lleva 12 cuartos seguidos sin permitir un touchdown.

Por la noche, se medirán dos equipos que han tenido una buena temporada, gracias a su actitud ruda, y combativa, reflejo fiel de la personalidad de sus entrenadores.

La rivalidad fraternal entre John y Jim Harbaugh tendrá un capí­tulo especial, cuando hagan historia en la NFL, al ser los primeros hermanos que se enfrentan como entrenadores de distintos equipos.

John Harbaugh busca llegar a los playoffs por cuarta vez en el mismo número de años con los Ravens (7-3) . Jim Harbaugh ha convertido a los 49ers (9-1) en candidatos a ganar el Super Bowl apenas en su primer año como entrenador de la NFL.

Y ni la paz que evoca el Dí­a de Acción de Gracias, ni el parentesco entre los entrenadores serán suficientes para evitar que en el partido se repartan muchos golpes. Los estilos de ambos equipos garantizan un duelo electrizante.

FUENTE: Agencia AP