Deportes 22 de octubre 2008 - 15:00hs

Tour de Francia 2009 terminará con difí­cil ascenso

PARIS (AP). El Tour de Francia de 2009 se alejará de la tradición y tendrá una difí­cil etapa de montaña en su penúltimo dí­a que podrí­a complicar el regreso de Lance Armstrong.

La ruta tiene el propósito de mantener el suspenso hasta el final de la carrera, que cumple 106 años de existencia.

El empinado ascenso a la cima del Monte Ventoux puede ser un reto para Armstrong, el siete veces campeón del Tour que regresará al ciclismo profesional, quien incluso en sus mejores tiempos nunca ganó en esa montaña rocosa en el sur de Francia.

"El Ventoux cambiará todo", pronosticó el miércoles Jean-Francois Pescheux, quien ayudó a diseñar la ruta como director de competencias de ASO, la compañí­a que organiza el Tour.

Armstrong vuelve al ciclismo después de tres años de retiro, pero todaví­a no está claro si competirá en el Tour. Johan Bruyneel, director del equipo de Armastrong, Astana, dijo el miércoles que las posibilidades de que el estadounidense compita son de "50-50".

Bruyneel dijo que Armstrong competirá en el Tour si los organizadores le dan la bienvenida.

"Si no siente un ambiente de respeto y serenidad, no lo hará", afirmó Bruyneel. "Para él, la meta de regresar no está relacionada con una obsesión por ganar su octavo Tour".

Usualmente, el Tour termina con un contrarreloj en el penúltimo dí­a, que decide al ganador de la carrera antes de una última etapa ceremonial de llegada a Parí­s. Pero el próximo año, el Monte Ventoux será la 20ma de 21 etapas. Después de 19 dí­as de carrera, el ascenso en el que el británico Tom Simpson murió en 1967 pondrá a prueba las piernas y mentes agotadas, y posiblemente decidirá al campeón.

"Es un ascenso realmente difí­cil y al final del Tour nos puede dar grandes sorpresa", dijo el campeón defensor Carlos Sastre.

La ruta debe favorecer a los expertos en ascensos como Sastre y su compatriota español Alberto Contador, campeón del 2007, tanto por el Monte Ventoux y porque por primera vez los contrarreloj no serán muy largos.

El primer contrarreloj será el dí­a inaugural en Mónaco, en una ruta de 15 kilómetros llena de curvas y ascensos, en algunas de las mismas carreteras usadas en el Gran Premio de Montecarlo de Fórmula Uno. De inmediato debe servir como termómetro para medir la condición de los favoritos.

A partir de ese punto, la carrera de tres semanas y 3.445 kilómetros ofrecerá pocos momentos para descansar. La carrera tendrá 20 ascensos, comparado con 17 el año pasado.

"La clasificación se peleará de principio a fin", dijo el australiano Cadel Evans, subcampeón en el 2007 y 2008.

Los cambios en la ruta se producen en momentos en que el Tour nuevamente se ve azotado por escándalos de dopaje. Siete competidores fueron castigados por dopaje este año, incluyendo cuatro que utilizaron una versión avanzada de la hormona EPO.

FUENTE: Agencia AP

En esta nota: