COPA AMÉRICA Noticias -  13 de junio 2015 - 17:17hs

Jefferson vivirá su oportunidad de protagonismo en la Copa América

En el ataque, Neymar y compañía; en el arco, Jefferson, un portero que milita en la segunda división brasileña que no obstante ha permitido sólo dos goles desde la nueva era Dunga.

Este arquero es de los sobrevivientes del equipo de Luiz Felipe Scolari que fracasó en el Mundial de 2014, aunque no fue hasta la llegada del nuevo seleccionador que asumió como titular de la 'canarinha'.

Jefferson de Oliveira Galvão, de 32 años, vio desde el banco como su colega Julio Cesar se tragaba una decena de goles en los últimos dos partidos de la Copa del Mundo (7-1 de Alemania y 3-0 de Holanda).

"Lamentablemente creo que podíamos ganar el Mundial, y lamentablemente va a quedar el resultado (del fracaso en el Mundial-2014) en la historia. Pero la selección siempre va a entrar en las competencias para ganar. Más adelante, si hay algún resultado negativo, van a traer de vuelta ese punto negativo contra Alemania", lamentó el portero en una entrevista en televisión, en la que aseguró que sus compañeros y él ya "pasaron esa página".

Dunga asumió la selección auriverde nueve días después del Mundial de Brasil-2014, y se dedicó a reformular el equipo.

Jefferson fue una apuesta que dio resultado. En los 10 partidos amistosos con los que Brasil llega a la Copa América invicto, el portero de la calva pulida permitió tan sólo dos goles: uno de Austria (2-1) en noviembre pasado y otro de Francia (3-1) en marzo.

Y evitó un tercero porque bien colocado paró un penal al palo derecho de Lionel Messi en el llamado Clásico de las Américas entre Brasil y Argentina. Para Jefferson, su "mejor momento" en la selección.

Ahora se pondrá los guantes este domingo para enfrentar con Brasil a Perú en su debut en el Grupo C de la Copa América de Chile-2015, en la fría y húmeda Temuco (sur).

- Nivel -

La carrera del guardameta comenzó en el Cruzeiro en 2000 y en 2003 fue prestado al Botafogo que luchaba, como ahora, para volver a la primera división del fútbol brasileño.

El equipo carioca jugaba mal, pero Jefferson igual destacó con buenas actuaciones y se convirtió en un ídolo.

Pensando en la selección brasileña, decidió partir a Europa y fichó en 2005 con el club turco Trabzonspor, para ser suplente del australiano Michael Petković. Cuatro años después fue a otro equipo de ese país, el Konyaspor. En esos cuatro años sólo fue titular en dos juegos.

La experiencia, aseguró Jefferson, fue importante para crecer.

En su regreso a Brasil, las negociaciones con Botafogo fracasaron y quedó unos meses sin club, entrenando por cuenta propia. Pero el equipo carioca cedió y lo firmó por apenas cuatro meses...Seis años después, sigue defendiendo el arco de la estrella solitaria y está consolidado como la más importante figura del equipo.

"El vestuario es diferente cuando está él, pueden estar seguro. El equipo está más concentrado. Con Jefferson, el vestuario se siente más profesional", dijo en mayo el técnico René Simoes, que comanda la cruzada para el regreso de Botafogo a la primera división, después de la ausencia del portero por una operación en la rodilla.

Botafogo cayó a la 'segundona' tras un pésimo desempeño en el Campeonato Brasileño de 2014: en 38 partidos, logró nueve victorias, siete empates y 22 derrotas. Jefferson, aunque impecable en el arco, permitió 48 goles. Un palo no mueve montaña.

El temor del club y sus hinchas era que Jefferson hiciera sus maletas y buscara un nuevo destino --el Benfica mostró interés, pero desistió por el alto salario--, pero decidió quedarse y jugar ante rivales de menor nivel.

Y como en la selección, ha permitido tan solo dos goles en siete partidos.

"Opté por seguir en Botafogo y sabía de las consecuencias, pero gracias a Dios todo está saliendo bien. Creo que Dunga reconoce mi trabajo, sabe aquello que puedo hacer independientemente de estar en la serie A o serie B", dijo.

FUENTE: AFP