Béisbol Béisbol -  19 de junio 2010 - 00:00hs

Obama asiste a partido entre Medias Blancas y Nacionales

WASHINGTON (AP). El presidente Barack Obama se escapó de la Casa Blanca para irse al béisbol la noche del viernes y ver un rato el partido entre los Medias Blancas de Chicago y los Nacionales de Washington, así­ como al lanzador estrella de los locales, Stephen Strasburg.

Al inicio de un fin de semana que abarca el Dí­a del Padre, Obama hizo un sorpresivo desplazamiento hasta el estadio de los Nacionales en el sureste de la capital para ver la tercera actuación como abridor de Strasburg, la sensación de Washington y de las mayores.

Obama, sus hijas Sasha y Malia, así­ como su cuñado Konrad Ng, llegaron al estadio con una comitiva que incluyó al asesor David Axelrod de la Casa Blanca.

Los destellos de las cámaras fotográficas inundaron el flanco frente a la tercera base cuando los aficionados advirtieron al presidente.

El mandatario llevaba una camisa de manga corta y una gorra de los Medias Blancas de Chicago, la ciudad donde vivió. Obama ocupó un asiento en un palco privado unos cuantos niveles arriba atrás del plato. El clima era cálido y agradable para una noche de junio en Washington.

El mandatario bebí­a cerveza, sonreí­a y señalaba a sus hijas incidencias del encuentro, el cual registró venta total de boletos.

El mandatario se quedó hasta la sexta entrada. Fue suficiente para que viera a Strasburg imponer la marca del mayor número de ponchados de un lanzador en sus primeros tres partidos como abridor.

El derecho ponchó a 10 rivales y sumó la cifra sin precedente de 32 ponchados en sus tres primeras aperturas en las mayores, aunque salió sin decisión en la victoria 2-1 de los Medias Blancas en 11 entradas.

La asistencia de Obama al partido se mantuvo en reserva y no fue anunciada en el estadio. No se adoptaron medidas extraordinarias de seguridad, como la instalación de detectores de metales que tuvo lugar en el partido en el que Obama lanzó en abril la primera bola de la jornada inaugural de las mayores.

En aquella ocasión, Obama sorprendió a la multitud con su gorra de los Medias Blancas, y su lanzamiento desde el montí­culo salió alto y desviado.

FUENTE: Agencia AP