Fútbol Fútbol -  19 de julio 2017 - 13:01hs

Fichajes en América Latina de mediana intensidad, algunos regresos y con la vista en Europa

De mediana intensidad es el mercado de fichajes en América Latina, integrado con algunos jugadores de selección, otros en el final de sus carreras y emergentes que dan un primer paso en los países más fuertes de la región para luego intentar dar el salto a Europa o China.

Si no pudieron con Europa o con China, los futbolistas que han destacado en sus ligas se conforman con mercados como Argentina, Brasil y México, los más potentes de la zona.

A la vez, el mercado se dinamiza con futbolistas que se han cansado de esperar en la banca de equipos europeos, donde la competencia es feroz, y cambian de horizonte para sumar minutos y no desaparecer del radar de sus seleccionados, en etapa de definiciones hacia el Mundial de Rusia-2018 o tener la chance de jugar la Copa Libertadores.

Entre ellos, Enner Valencia, un habilidoso delantero del seleccionado ecuatoriano, salió con poco rodaje del West Ham inglés, tras pasar a préstamo la última temporada en el Everton, para sumarse a los Tigres de México, donde juega el francés André-Pierre Gignac.

Algo similar le ocurrió al volante argentino Enzo Pérez, que retornó a su país este mes desde el Valencia español al poderoso River Plate y estará más cerca de la mira del seleccionador Jorge Sampaoli.

El veterano uruguayo Egidio Árevalo Ríos, de 35 años, con minutos contados en los Xolos de México, llegó a Racing de Argentina, el decimoséptimo club de su carrera, para estar al lado de su país y también del entrenador charrúa, Oscar Tabárez.

- Con la Libertadores en la mira -

Con una Libertadores con nuevo formato y mayores incentivos económicos, los equipos sudamericanos apuntan con mayor frecuencia al torneo de clubes más antiguo del mundo. En la actual edición tienen permitido incorporar hasta seis jugadores para los octavos de final. Y algunos no desaprovechan la nueva cláusula.

Los poderosos Botafogo de Brasil y River y San Lorenzo de Argentina, tres de los que ganaron sus partidos de ida de octavos, y el también brasileño Palmeiras, son los que abrieron generosamente la billetera de cara a la definición de esa instancia, en agosto.

El conjunto carioca fichó al centrocampista Leonardo Valencia, del chileno Palestino, quien fue subcampeón con La Roja en la reciente Copa de las Confederaciones.

"La tradición del club y la oportunidad de jugar una Libertadores pesaron en mi decisión", sostuvo Valencia, resumiendo a sus colegas de la región.

Sus compatriotas del Palmeiras, vigente campeón brasileño, repatriaron del Levante al atacante Deyverson, de 26 años, por unos cinco millones de dólares, según la prensa del país sudamericano.

Además de Enzo Pérez, los 'millonarios' incorporaron al delantero Ignacio Scocco, figura en Newell's Old Boys, al seleccionado Javier Pinola y al portero Germán Lux, que tras 11 años en España volvió a su club de origen.

San Lorenzo se presentará en la vuelta de los octavos con varias caras nuevas, entre ellos el defensa Gonzalo Rodríguez, un futbolista 'de la casa', que vuelve tras jugar varias temporadas en Italia y España, y por qué no, para enamorar a Sampaoli.

También del Valencia, el brasileño Diego Alves, un experto 'ataja-penales', dejó al club español para regresar a su país y sumarse al popular Flamengo, que jugó una decepcionante Copa Libertadores 2017 pese al frondoso presupuesto que destinó a fichajes.

Después de mucho tiempo, Colombia se ha quedado sin representantes en octavos de la Libertadores, tras el fracaso estrepitoso del campeón vigente, Atlético Nacional, que no pasó de la primera fase.

Atlético Junior quiere poner fin a la hegemonía del Atlético Nacional y dispuso de diez millones de dólares para contrataciones, como la del polémico delantero Teo Gutiérrez, por 2,2 millones de dólares, quien regresó del argentino Rosario Central, o la de Yimmi Chará desde el Monterrey mexicano, por 4,5 millones de dólares.

- Poco, comparado con Europa -

Mercado interno más bien modesto entre los latinoamericanos, comparado con Europa y China, aunque sus incontables figuras siguen siendo las que mayormente le dan vuelo a las ligas más poderosas del mundo.

Entre los fichajes más rutilantes durante los recesos de este junio y julio, sobresalen el del joven delantero mexicano Hirving Lozano al PSV holandés por 15 millones de dólares, el traspaso más abultado en la historia del fútbol azteca.

Sebastián Driussi, un prometedor atacante argentino de 21 años, emigró de River Plate al ruso Zenit por 15 millones de dólares, convirtiéndose en la transferencia más elevada de los albicelestes luego de la de Javier Saviola al Barcelona por 30 millones.

También el delantero Gustavo Bou, de 27 años, dejó a Racing de Argentina para firmar con los Xolos de México por 8 millones de dólares, e integra el lote de los traspasos más altos en este receso.

FUENTE: AFP