Deportes 16 de octubre 2010 - 14:00hs

Los equipos especiales en la NFL están muy lejos de serlo

SAN DIEGO (AP). Los equipos especiales de la NFL han hecho muy poco en esta temporada para recibir merecidamente esa categorí­a.

Para muestra, un botón. Los Chargers han eclipsado con repetidos errores el buen desempeño de Philip Rivers y Antonio Gates, y San Diego tiene otro arranque de temporada con foja de 2-3 bajo la dirección de Norv Turner.

Siete jugadores de la NFL se han combinado para regresar nueve patadas de despeje hasta la zona de anotación en las cinco semanas de la campaña, un ritmo que de mantenerse llevarí­a la cifra a 30 para el final de temporada.

Ese número, que refleja el mal trabajo de los equipos especiales, superarí­a la marca de 25 impuesta en el 2007. Ha habido al menos un regreso de patada para anotación cada semana.

San Diego permitió que Leon Washington, de Seattle, regresara patadas 101 y 99 yardas para touchdown en la segunda mitad de una derrota por 27-20 el 26 de septiembre.

"Lo malo de las patadas es que cuando algo sale mal, todo mundo lo ve", dijo el viernes Steve Crosby, el coach de equipos especiales de los Chargers. "Y sólo necesitas que uno de los muchachos se equivoque en algo para tener una mala jugada".

Ha habido tres bloqueos que fueron regresados para anotación: dos en patadas de despeje y uno en intento de gol de campo.

Los Chargers vuelven a aparecer. Consiguieron la rara proeza de que les bloquearan dos despejes de manera consecutiva en Oakland la semana pasada.

El primero rebotó en la zona de anotación para convertirse en safety y el segundo fue regresado para anotación, con la que los Raiders tomaron la delantera por 12-0 y se encaminaron a la victoria por 35-27.

Ha habido tres regresos de patada de despeje hasta touchdown.

¿Los Chargers? Nuevamente son culpables. En la noche inaugural, el novato de Kansas City Dexter McCluster corrió 94 yardas en un regreso de patada para anotación en la victoria de los Chiefs por 21-14. La unidad de cobertura de patadas de San Diego es la peor en la NFL: permite 26,9 yardas por regreso.

Los Chargers, los Dolphins y otros equipos han recordado por las malas que las patadas de despeje y los goles de campo son más que un receso para que los espectadores saquen otra cerveza del refrigerador.

"Lo único que piensas es en la ofensiva y la defensiva", dijo Jacob Hester, corredor de los Chargers que está en los equipos de cobertura y regreso de patada inicial y de despeje. "Los equipos especiales son un departamento tan importante como cualquier otro para ganar y perder partidos".

Los equipos especiales sufren a veces por lesiones, porque dependen mucho de jugadores inexpertos o cuando sus estrellas se consolidan y los entrenadores no quieren exponerlos demasiado.

Kassim Osgood, tres veces jugador del Pro Bowl como estrella de equipos especiales, dejó los Chargers para irse a Jacksonville. El centro largo David Binn se lesionó en el juego inaugural y se perderá la temporada entera.

Turner dijo que es "tonto" e "inapropiado" que los medios pregunten si Crosby está en peligro de ser despedido.

También los jugadores defienden a Crosby, quien está en su novena temporada en San Diego y 33ra en la NFL.

"No es lo que el entrenador Cross está haciendo. Su plan de juego es bueno. Nosotros no lo estamos ejecutando", dijo Hester.

Al menos Crosby tiene su empleo.

El coordinador de equipos especiales de Miami John Bonamego fue despedido 12 horas después de que cayeran 41-14 ante los Patriots de Nueva Inglaterra. Dos bloqueos de patada terminaron en anotación y Brandon Tate regresó 103 yardas una patada inicial para otro touchdown de Nueva Inglaterra.

Los Chargers y los Dolphins no son los únicos que han metido la pata. Los Rams, los Titans, los Patriots y los Raiders también han permitido anotaciones en regresos de patada inicial.

Crosby espera poder darle la vuelta a la página.

"Es un enorme reto y con suerte podré hacer algo", dijo.

___

Los periodistas de AP Tim Booth, en Seattle, y Steven Wine, en Miami, contribuyeron a este reporte.

FUENTE: Agencia AP