DEPORTES Otros deportes - 

Motivos y expectativas del crecimiento del ocio digital

Repasa aquellos sectores concretos vinculados al ocio digital y al entretenimiento en línea que coinciden con ser algunos de los que más han crecido.

Internet se ha convertido en el lugar donde las compañías deben estar de forma obligatoria. Lo que hace décadas parecía una opción para algunas empresas, ya fueran estas grandes o pequeñas, se ha convertido hoy en día en una obligación si quieren ocupar un sitio dentro del sistema. Y es que la red es más que un simple aparador, pues ahora se ha erigido como el campo de juego de la gran mayoría de los negocios, y en este artículo repasaremos aquellos sectores concretos vinculados al ocio digital y al entretenimiento en línea que coinciden con ser algunos de los que más han crecido.

En la última década, podemos mencionar cuatro industrias en las que ha aumentado tanto el número de usuarios como el nivel de facturación con su salto al mundo virtual.

Anteriormente, ya allanaron el camino otras compañías como las de comercio electrónico, donde se pueden destacar gigantes como Amazon o Ebay; o las redes sociales, con la pionera Facebook y todo lo que vendría después. También cabe mencionar la publicidad, elemento imprescindible que, sin hacer demasiado ruido, se ha hecho un hueco en los portales digitales y sus contenidos de forma diversa.

Cuatro pilares del entretenimiento, digitalizados

Si bien la incursión de las redes sociales y los portales de e-commerce ha cambiado el ecosistema social y económico a nivel mundial, también histórico ha sido el fenómeno de las plataformas de streaming de series y películas. Con alrededor de mil millones de clientes en todo el mundo, se han posicionado como uno de los pasatiempos del momento, poniendo en jaque a medios de comunicación convencionales, como la televisión. Parte de su éxito es su amplio catálogo de productos, además de la posibilidad del consumo en multidispositivo y con un precio ajustado.

Diferente funcionamiento tiene el sector de los videojuegos móviles, uno de los que más han crecido desde la consolidación de los smartphones en todos los países del mundo. Su crecimiento en el último lustro se podría resumir en disponibilidad y accesibilidad, pues prácticamente cualquier ciudadano cuenta con un teléfono portátil y la mayoría de títulos se pueden acceder de forma gratuita, al menos, al principio. En referencia al modelo de negocio, este es totalmente rentable, aunque a algunos les pueda sorprender, pues se fundamenta en dos sistemas: los anuncios publicitarios de compañías externas y los micropagos a cambio de contenidos.

photo-1584091376810-0f79ff748352.jfif

El usuario, en términos generales, cada vez busca más comodidad, facilidad e inmediatez. Estos tres aspectos también sirven para explicar el auge en los últimos años de plataformas como la app de apuestas deportivas Codere con sus múltiples pronósticos y campeonatos en los que determinar el resultado. Lo que hace décadas implicaba el desplazamiento físico a locales especializados, ahora está totalmente migrado al campo digital, brindando más servicios a los jugadores, como el seguimiento en directo o estadísticas actualizadas. Las pantallas han acercado, aún más si cabe, el aficionado al deporte.

La cuarta y última industria vinculada al entretenimiento que cabe mencionar es la musical, mediante aplicaciones como Spotify o Apple Music. Se calcula que son 600 millones las personas que usan de forma recurrente estos servicios y su buena acogida se puede entender desde diferentes vertientes. Por un lado, es evidente que el disponer de una biblioteca con millones de títulos y artistas atrae al internauta, pero también se debe mencionar que disponen de diferentes tipos de suscripción, de pago o gratuita con anuncios. Además, han ampliado el número de contenidos originales y exclusivos, como se puede ver en los podcasts.

Los retos tecnológicos en un futuro a corto plazo

‌Los cuatro casos analizados en párrafos anteriores son una clara demostración de cómo se ha adaptado prácticas existentes mucho antes de internet a los avances tecnológicos y a las oportunidades. Por ese motivo, es importante poner el foco en el futuro a corto plazo y las novedades que se normalizarán en los próximos meses. Algunas de las tendencias ya se están aplicando a varios sectores, mientras que otras, más difíciles de dejarse ver, están llamadas a ser importantes en el día a día de la población en un breve espacio de tiempo.

No podemos obviar las app de inteligencia artificial como Chat GTP, una de las protagonistas de 2022 y 2023. Si bien se usa en sectores como los videojuegos, las apuestas o las plataformas de streaming para recoger y analizar los datos y la actividad de los usuarios, su gran reto es dar un paso adelante y avanzar más allá de la automatización.

Con eso, nos referimos a sacar más provecho a esta tecnología, aplicando un severo análisis y técnicas generativas, y crear contenidos como podrían ser recomendaciones o contenido totalmente personalizados, más ajustados al perfil del cliente.

La conectividad 5G ya es una realidad y, aunque ya se aplica en algunas zonas, todavía no está del todo extendida. Su gran ventaja sería un gran aumento de la velocidad de conexión, ofreciendo la posibilidad a tecnologías que reclaman una gran potencia de hacerse su hueco en el mercado. Estamos hablando, por ejemplo, de las tan de moda transmisiones en tiempo real; pero también de la realidad virtual o la realidad aumentada que, aunque han intentado en numerosas ocasiones proponer experiencias inmersivas en el sector del entretenimiento, no lo han terminado de conseguir.

Sentirse seguro en internet es algo que nunca pasará de moda y que, año tras año, presenta mejoría. Las amenazas cibernéticas cada vez son más profesionales y, en esa carrera por la ciberseguridad, es fundamental. Por ese motivo, se está impulsando la tecnología cuántica, que abandona los sistemas de encriptación tradicionales y protege la información más sensible con unos algoritmos más difíciles de descifrar. En ese sentido, también se debe mencionar el blockchain o cadena de bloques, cuyo principal punto de interés es que descentraliza datos complejos protegiendo así las identidades digitales.

Y terminamos con un aspecto fundamental para el futuro de toda la población: la huella ecológica. Si bien es cierto que en actividades desarrolladas por completo en el campo digital no es evidente, también existe. Es por eso por lo que la responsabilidad ambiental y la sostenibilidad digital son un punto clave para 2024 y los próximos años. Entre las buenas prácticas que se recomiendan, desde entidades y organizaciones, está el ahorro energético, el uso responsable de la nube, el desarrollo de software de menos impacto o una mejor gestión de datos y recursos informáticos.

En esta nota: