Mundial Copa Mundial FIFA -  1 de julio 2018 - 18:00hs

Croacia vence en penales 3-2 a Dinamarca y jugará con Rusia en cuartos del Mundial

Con un monumental Danijel Subasic, que atajó tres remates desde los doce pasos, Croacia venció este domingo a Dinamarca en definición por penales 3-2 y jugará contra Rusia en cuartos de final del Mundial de Rusia-2018.

El partido y la prórroga de este choque de octavos había quedadó igualado 1-1 con goles de Jorgensen para Dinamarca al minuto de juego y Mario Mandzukic para Croacia tres minutos más tarde.

Y en los penales apareció un soberbio Subasic para atajar tres penales a los daneses e Iván Rakitic se encargó de darle la victoria a Croacia al marcar el quinto remate de los suyos.

Croacia jugará ahora con una Rusia que unas pocas horas antes eliminó a España al ganar otra definición por penales después de que el partido y un alargue terminasen también 1-1.

El defensor danés Mathias Jorgensen abrió la cuenta al primer minuto, luego de que la zaga croata no pudo despejar un saque lateral largo, y Mario Manzukic empató dos minutos después, cuando un rechazo de un defensor pegó en el rostro de otro y le dejó el balón servido al ariete de la Juventus.

Croacia dejó escapar la oportunidad de evitar los penales precisamente desde los 12 pasos a los 115, pero Schmeichel le adivinó la intención a Modric y se lo atajó, tirándose a su izquierda. Modric se vengó después batiéndolo en la definición desde los 12 pasos, aunque con un poco de suerte, ya que su tiro fue bajo y al medio, y casi es atajado.

La selección croata fue una sombra del equipo que derrotó a Argentina por 3-0 y que sorteó la primera ronda con tres victorias, dando la razón a quienes vaticinaban que podía ser una de las sorpresas del torneo.

En ningún momento mostró el juego fluido de sus anteriores presentaciones ante una Dinamarca que pone énfasis en la defensa y que le cerró todos los espacios. Modric hizo su generoso despliegue de siempre, lo mismo que Ivan Rakitic, el jugador más peligroso de su equipo con remates de larga distancia. Dos motivaron lucidas intervenciones lucidas de Schmeichel y un tercero pasó muy cerca de un poste.

Pero el resto del equipo cayó en la telaraña que le tejieron los daneses, que impusieron su juego rústico a base de marca y pelotazos. Probaron tan solo un par de veces a Sucasic, que no se dejó sorprender.

Ambos equipos lucieron conservadores, más preocupados de no perder que de buscar el arco contrario, y el partido transcurrió así sin acciones de riesgo frente a los marcos.


FUENTE: AFP