Baloncesto Baloncesto -  16 de diciembre 2011 - 18:00hs

2011: Dallas le agua la fiesta a Miami y vuelve la paz laboral

MEXICO (AP). Dallas ganó en 2011 su primer tí­tulo de la NBA y le arruinó la fiesta a LeBron James y compañí­a en Miami, en un año en el que la liga estadounidense de básquetbol estuvo a punto de perder su próxima temporada y en el que Puerto Rico acaparó el oro en los Juegos Panamericanos.

Encabezados por Dirk Nowitzki, los Mavericks vencieron 105-96 al Heat en el sexto juego de la final para coronarse y vengar la derrota que sufrieron ante Miami en la final de 2006.

"En 2006 estuvimos muy cerca, era la decepción más grande de mi vida... de mi carrera", dijo Nowitzki, quien fue elegido como el Jugador Más Valioso de la final. "Es algo increí­ble poder luchar para volver aquí­ y ser el mejor equipo del mundo".

La victoria ayudó a Nowitzki a sacudirse la etiqueta de gran jugador que no podí­a ganar un campeonato, misma categorí­a donde estaba su veterano compañero Jason Kidd.

El triunfo de Dallas significó también un gran fracaso para un equipo de Miami que antes del comienzo de la campaña 2010-10 era el favorito para ganar el tí­tulo tras los fichajes de James y Chris Bosh, que formaron un trí­o devastador junto con Dwyane Wade.

Sin embargo, las tres estrellas tuvieron dificultades para acoplarse, el Heat tuvo todo tipo de altibajos, y finalmente no pudo superar a Dallas.

"Ningún equipo merece más el tí­tulo que el otro, pero Dallas se lo ganó y deben ser felicitados", dijo el entrenador del Heat, Erik Spoelstra. "Tuvimos oportunidades, pero nos ganó un equipo que fue mejor que nosotros a la hora de la verdad".

Ningún jugador fue más criticado que James, la superestrella que se fue de Cleveland para formar un equipo de lujo en Miami. El alero pasó de ser uno de los jugadores más populares en la NBA a un villano que era abucheado en todas las canchas como visitante.

James también flaqueó en los momentos decisivos en la final.

"LeBron fue muy criticado desde afuera, injustamente, creo", dijo Spoelstra. "Hizo un gran sacrificio para venir aquí­ y ha sido un jugador de equipo".

En la victoria de los Mavericks tuvo una aportación especial el puertorriqueño José Juan Barea, quien en dí­as recientes fichó con los Timberwolves de Minnesota.

Barea también fue la bují­a de la selección de Puerto Rico que en octubre conquistó la medalla de oro en los Juegos Panamericanos en Guadalajara, donde metió el canasto del triunfo 74-72 sobre México en al final.

En poco más de un año, el base fue campeón Centroamericano, Panamericano y de la NBA.

"Tremendo", afirmó Barea. "Fue un año espectacular, más por llevar esta alegrí­a a Puerto Rico nuevamente".

Una mención especial para el equipo de mujeres de Puerto Rico, que ganó su primer tí­tulo Panamericano en Guadalajara.

Barea participó en los Panamericanos en gran medida por el cierre patronal de la NBA, que duró cinco meses y estuvo a punto de arruinar la campaña 2011-12 que arrancará el 25 de diciembre y que tendrá un itinerario abreviado de 66 partidos.

Finalmente, los jugadores y los dueños de acuerdo se pusieron de acuerdo sobre la repartición de ingresos y firmaron el nuevo convenio laboral.

"Pensamos que era en nuestro beneficio mutuo tratar de llegar a una resolución y salvar el deporte", dijo Billy Hunter, director ejecutivo del sindicato de jugadores.

El año terminó con un canje que sacudió el mercado: Chris Paul, considerado como el mejor base de la NBA, fue enviado por los Hornets de Nueva Orleáns a los Clippers de Los Angeles, donde formará una dupla de lujo con el alerto Blake Griffin.

Paul estuvo a punto de ser canjeado a los Lakers de Los Angeles, pero el comisionado de la NBA David Stern vetó ese acuerdo. La NBA es dueña de los Hornets.

FUENTE: Agencia AP

En esta nota: