CICLISMO Ciclismo -  29 de marzo 2015 - 11:04hs

Degenkolb y Sagan, favoritos a la victoria en la Gand-Wevelgem

El alemán John Degenkolb, reciente ganador de la Milán-San Remo, es el gran favorito este domingo a la victoria en la Gante-Wevelgem, junto al eslovaco Peter Sagan, que ha hecho de esta clásica uno de sus objetivos en 2015.

Degenkolb, que ya ganó esta prueba en 2014, demostró su buen estado de forma el pasado domingo con su victoria en San Remo, mientras que Sagan es uno de los mejores velocistas del pelotón.

La Gand-Wevelgem es una prueba con un trazado muy favorable a los velocistas, por lo que cualquier corredor con una buena punta de velocidad puede aspirar a ganar esta clásica flamenca. Los franceses Arnaud Démare (segundo en 2014) y Nacer Bouhanni, el británico André Greipel, el noruego Alexander Kristoff y el holandés Theo Bos cumplen con estas características y aspiran a ganar en caso de llegada masiva a Wevelgem y entrar en el palmarés de una prueba que se celebra desde 1934.

El trazado es poco propicio para escapadas en una prueba que suelen controlar mucho los equipos con buenos velocistas y el tiempo lluvioso previsto para este domingo tampoco es favorable a los ataques aislados.

Pese a ser una prueba que suelen ganar los velocistas, el recorrido tiene nueve repechos, aunque el último de ellos, el Monteberg, se sitúa a 34 kilómetros de la meta, muy lejos para lanzar un ataque con éxito y con tiempo para que se reorganicen los equipos con velocistas.

El principal escollo será, no obstante, el Mont Kemmel, a 38 kilómetros de la llegada, aunque da más miedo a los corredores por su peligroso descenso, sobre todo con el suelo mojado, que por la dureza del ascenso.

Pero para aspirar a la victoria, los principales aspirantes deberán también evitar las caídas. Los recientes accidentes del belga Tom Boonen (en la París-Niza) y del suizo Fabian Cancellara (el viernes en el Gran Premio del E3), dos de los principales 'clasicómanos' del pelotón, demuestra la peligrosidad de ir siempre al límite.

"El año pasado, mi victoria en Wevelgem y mi segundo puesto en la París-Roubaix me demostraron que estoy hecho para este tipo de carreras", declaró el velocista alemán.

Sagan, por su parte, tiene ganas de revancha, después de haber sido tercero en esta prueba (que ganó en 2013) y de la pájara del viernes que le impidió ganar el Gran Premio del E3. "Realmente pensé que podría imponerme en el sprint (a sus dos compañeros de fuga, Geraint Thomas y Zdenek Stybar), pero cuando Geraint atacó a falta de cuatro kilómetros, me quedé sin fuerzas", dijo el eslovaco para explicar su actuación.

Los corredores, además, afrontarán la carrera de este domingo como un test de preparación para la gran clásica flamenca, el Tour de Flandes, que se disputará una semana más tarde.

FUENTE: AFP