LIGA ARGENTINA Fútbol -  9 de noviembre 2015 - 00:23hs

Central vence a Boca y cobra revancha

Rosario Central derrotó el domingo 3-1 al campeón Boca Juniors en el cierre del torneo argentino, y logró una pequeña revancha tras la polémica final de la Copa Argentina ganada por los Xeneizes a media semana.

Se preveía un marco tenso de parte del público local, que se sintió claramente perjudicado por el arbitraje de Diego Ceballos en la final de la Copa Argentina en la que Boca se impuso a Central. Promediando el primer tiempo este nerviosismo se acrecentó cuando un hincha entró al campo e intentó agredir al entrenador de Boca Rodolfo Arruabarrena.

En lo futbolístico, el flamante campeón presentó un equipo suplente, en tanto que los dueños de casa fueron con lo mejor que tenían.

Sin embargo, fueron los visitantes los que se pusieron en ventaja rápidamente, con un gol de Andrés Chávez a los 9. Central, herido en su orgullo por la final perdida, reaccionó y culminó de la mejor manera un campeonato que lo tuvo siempre peleando arriba.

En la segunda etapa, los rosarinos dieron vuelta al resultado con tantos de César Delgado a los 63, José Luis Fernández a los 80 y Marcelo Larrondo a los 93. Así llegó el fin de un certamen inolvidable para Eduardo Coudet, técnico debutante en Central.

Este triunfo sitúa a Central en la tercera colocación con 59 unidades, ya clasificado a la Copa Libertadores por llegar a la final de la Copa Argentina. Por su parte, Boca terminó con 64 puntos como el campeón del fútbol argentino.

Al mismo tiempo, San Lorenzo venció por 1-0 en su visita a Atlético Rafaela y se clasificó a la Copa Libertadores tras obtener el subcampeonato.

San Lorenzo sufrió para conseguir su boleto al torneo internacional más importante del continente. Nicolás Blandi anotó el gol de la victoria a los 16. Cinco minutos más tarde, el defensor Fabricio Fontanini vio la roja, por lo que el conjunto visitante debió aguantar el resultado por 70 minutos con un futbolista menos.

La victoria le permitió a San Lorenzo llegar al segundo puesto con 61 unidades, por lo que evitó la liguilla clasificatoria a la Libertadores y avanzó directo a la copa.

Quien deberá jugar la liguilla es Racing, que igualó 0-0 en su visita a Tigre. La Academia buscará su boleto a la Copa Libertadores en el minitorneo en el que competirá contra su eterno rival Independiente, Belgrano y Estudiantes.

Por la tarde, River Plate sucumbió 2-0 frente a Newell's Old Boys y preocupa con miras a su participación en el Mundial de clubes dentro de un mes.

Goles de Maximiliano Rodríguez e Ignacio Scocco en los últimos 25 minutos dieron el triunfo a Newell's

Ya clasificados a la Libertadores por ser campeón de la edición 2015, los dueños de casa sólo jugaban para dejar una mejor imagen en el final de un campeonato que River arrancó como candidato y culminó, por ahora, en el noveno puesto.

El técnico Marcelo Gallardo puso un equipo suplente contra un Newell's, que también redondeó un mal certamen. Ambos ofrecieron un juego trabado y con muchos pelotazos.

Newell's abrió el marcador tras una equivocación del defensor Emanuel Mammana. El delantero Denis Rodríguez le robó la pelota al zaguero y asistió a su primo Maximiliano para que este pusiera la ventaja a los 65. Con muy pocas ideas, River chocó contra la defensa visitante. A tres minutos del final, Scocco puso el resultado definitivo con un disparo de volea.

Dada la poca importancia que tenía el encuentro, Gallardo hizo debutar a tres juveniles: Lautaro Arellano, quien fue titular, Luis Olivera y Ezequiel Palacios, todos ingresando en la segunda etapa.

Esta derrota dejó a River en la novena colocación con 49 puntos. Más allá de la mala campaña en el torneo local, River aún tiene la mira puesta en la Copa Sudamericana. El 26 de noviembre deberá jugar el partido de vuelta de semifinales contra Huracán, que ganó la ida por 1-0.

En el último turno, Independiente le ganó por 1-0 a Vélez con un polémico penal sobre la hora que cambió por gol el arquero Diego Rodríguez. El árbitro cobró la pena máxima por una supuesta mano del volante Leandro Desábato, quien inmediatamente fue a protestarle al juez con la cara ensangrentada, ya que ahí le había pegado la pelota realmente.

FUENTE: AP