Fútbol Fútbol -  5 de junio 2010 - 08:00hs

Mundial: El fútbol rompe barreras raciales en Sudáfrica

RUSTENBERG, Sudáfrica (AP). Durante las décadas del gobierno de la minorí­a, las autoridades blancas de Sudáfrica implementaron todas las leyes y polí­ticas posibles para mantener segregada una sociedad que oprimí­a a los negros. Pero un deporte siempre evadió todas las estrategias _ el fútbol.

Cuando los "Bafana Bafana", la selección nacional compuesta en su mayorí­a por jugadores negros, entren a la cancha el viernes como anfitriones del Mundial de 2010, el momento será la culminación de la dramática evolución del fútbol sudafricano a la par de la desaparición del régimen de segregación racial.

Incluso en las primeras etapas del fútbol, mucho antes que las leyes de segregación racial fueran implementadas en 1948, el deporte era una forma para que los negros en zonas pobres y asentamientos urbanos construyeran sus comunidades, desarrollaran sus héroes y superaran las barreras étnicas.

En la década de los 1960, los principales equipos de blancos hací­an gestiones para enfrentar a equipos de negros, sabiendo que esa era la verdadera prueba de su potencial. En 1977, la liga profesional de jugadores blancos cesó de operar, y muchos de sus jugadores se cambiaron a una liga dominada por futbolistas negros que se convirtió en un escenario para jugadores, entrenadores y dueños negros.

"El fútbol era un deporte administrado mayormente por los negros, estaba adelantado a sus tiempos", dijo Peter Alegi, un profesor de historia de la universidad del estado de Michigan que escribe frecuentemente sobre el fútbol africano.

El fútbol en Sudáfrica se remonta al menos a la década de los 1860, cuando soldados blancos y sus sirvientes jugaban partidos en Ciudad del Cabo y Port Elizabeth. En los 1880, habí­a clubes de negros e indios.

La Asociación Sudafricana de Fútbol, exclusiva para blancos, fue creada en 1892, mientras que las ligas de negros comenzaron a funcionar en los 1920. En 1935, se disputó el primer torneo interracial, con equipos de negros, mulatos e indios.

Leepile Taunyane, un ex profesor de 81 años que es presidente vitalicio de la liga premier sudafricana, dijo que esos primeros partidos interraciales tuvieron repercusiones históricas.

"El fútbol siempre tuvo un papel importante como una forma de resistencia, nunca cedió a la polí­tica gubernamental divisoria", indicó.

El Congreso Nacional Africano (ANC, por sus siglas en inglés), que se convirtió en la principal fuerza de lucha contra la segregación racial, se involucró en el fútbol como patrocinador de partidos. Uno de sus primeros presidentes, Albert Luthuli, ayudó a establecer una junta interracial de fútbol en la provincia Natal.

Luego, muchos de los prisioneros polí­ticos del ANC, incluyendo a Nelson Mandela, jugaron fútbol en la prisión de la isla Robben como una forma de mantener la camaraderí­a y el ánimo.

Mandela fue liberado en 1990 y elegido presidente en 1994. En 1995, vistió la camiseta verdeamarilla del equipo sudafricano de rugby Springboks, compuesto casi completamente por blancos, cuando la selección ganó la Copa Mundial en Johanesburgo. Se trató de un increí­ble gesto de unidad tomando en cuenta que el rugby es el deporte favorito de los Afrinakers blancos que crearon y mantuvieron el régimen de segregación racial.

Mientras estuvieron en poder, los Afrikaners nunca aceptaron completamente el fútbol. Pero otros blancos sudafricanos _con raí­ces en Gran Bretaña, Portugal, Grecia y otros lugares_ llevaban el deporte en la sangre, y muchos aceptan las competencias interraciales como jugadores o fanáticos.

Incluso en la infancia del deporte, Alegi dijo que hubo blancos que ayudaron a los equipos de negros a organizarse y encontrar lugares para jugar cuando los negros no podí­an permanecer en la mayorí­a de las zonas urbanas.

"En ese proceso se comenzó a construir la base para la integración posterior", indicó Alegi. "Por un momento, el deporte era el único foro para eso".

___

NOTA EDITORIAL _ David Crary fue el editor de The Associated Press en Sudáfrica durante los últimos años del régimen de segregación racial entre 1987-90, regresó para ayudar a cubrir las elecciones de 1994 y 1998 y será parte de la cobertura de la AP del Mundial de 2010.

FUENTE: Agencia AP