Fútbol Fútbol -  15 de junio 2013 - 21:30hs

Tabárez, Uruguay y la defensa de la NBA

RECIFE, España (AP). Oscar Tabárez tiene claras las limitaciones del fútbol uruguayo: una estructura que desarrolla futbolistas de sacrificio e intensidad, y que por generaciones descuidó el aspecto técnico.

¿Qué hacer cuando no abunda el buen pie? Mirar a la selección de España y la NBA, por supuesto. Sí, esa misma, la liga de básquetbol de Estados Unidos.

Resulta que Tabárez y sus jugadores, al igual que muchos en todo el mundo, son admiradores del "tiki taka" de la Roja, un fútbol avasallador basado en la posesión del balón y la precisión en los pases que le dio a España éxitos sin precedentes: un campeonato mundial y dos europeos en los últimos cinco años.

Uruguay no cuenta con una cantera como la española. Al menos no por ahora. Allí entra en juego la NBA.

"En esa liga lo que más se trabaja es la defensa", analizó Tabárez el sábado, en la víspera de su debut en la Copa Confederaciones, precisamente contra España. "Hay jugadores que pueden hacer cualquier cosa, embocar, si los dejan solos, capaz desde su propio campo, pero no lo plantean así. Juegan la mayoría de la suerte del partido en limitar al rival".

"El que trabaja mejor en la limitación (del rival) en ese básquetbol tan especial, generalmente es el que gana. Y nosotros lo queremos llevar al fútbol".

¿Quien lo hubiese pensado? Oscar Washington Tabárez, el Gregg Popovich del fútbol. Popovich, por supuesto, es el entrenador de los Spurs de San Antonio, el veterano equipo especialista en defensa que en estos momentos disputa la final de la NBA contra el Heat de Miami.

Sería ridículo minimizar la técnica de los futbolistas uruguayos, a quienes les encanta jugar con el estereotipo de la garra charrúa y dejar que se hable de otros como los finos. Eso lo sabe bien Vicente del Bosque, timonel de España.

"(Gastón) Ramírez, (Nicolás) Lodeiro, (Diego) Forlán, (Luis) Suárez, (Edinson) Cavani, todos los jugadores de Uruguay también saben jugar al fútbol. Lo saben perfectamente", advirtió Del Bosque, como para dejar muy claro que conoce bien las fichas que tiene Tabárez para su partida de ajedrez.

Para Del Bosque, no hay tanta diferencia entre el juego de España y el de Uruguay, más allá de ciertas individualidades que pueden marcar distancias.

"Hay una tendencia en el fútbol global de intentar jugar bien al fútbol. Eso consiste en meter la pierna, pero también tener el balón, jugar a profundidad", señaló. "Una generalidad a entender y jugar el fútbol de esa manera".

Un fútbol globalizado, si se le quiere llamar así.

Uruguay no es ajeno a esa tendencia, aunque le falta desarrollarla más desde sus divisiones inferiores para que llegue de forma orgánica hasta la selección mayor, comentó Tabárez.

"España tiene muchas (virtudes), pero entre ellas la gran técnica de sus futbolistas, la posesión colectiva de la pelota, trabajar colectivamente para llegar al gol, y a nosotros ese aspecto es el que más nos cuesta", explicó el timonel uruguayo. "Estamos tratando a nivel de juveniles mejorar ese aspecto, que lleva tiempo. Hay causas muy profundas, producto de que a los 13, 14 años no vienen con una cultura en ese sentido de trabajo, y me consta que en España si se está trabajando así desde la niñez".

"Ahí ya hay una gran diferencia", zanjó.

Mientras esperan que germinen esas semillas, los uruguayos apelan a los otros aspectos valiosos de su fútbol. Físico, intensidad, entrega. Características que no se pueden despreciar, pues ayudaron a la Celeste a terminar cuarta en el Mundial de 2010 y conquistar el título de la Copa América al año siguiente.

"En cuanto a la intensidad de juego, nosotros tenemos gente que hace estudios sobre carrera de alta intensidad, de cambio de ritmos, y estamos a nivel de los mejores equipos. No se gana sólo con eso, pero es algo importante", contempló Tabárez. "Y tenemos algunos futbolistas, sobre todo en posición de ataque, que juegan con esa intensidad".

"Lo quisiéramos redondear con una estructura de equipo mejor, más jugadores de buen pie, pero a veces cuando no los tenemos, entre los que no juegan tan bien, quizás hay que ir a la parte física y aquellos que garanticen, además de condiciones técnicas mínimas, mucho recorrido, mucha ida y vuelta, y mucho trabajo para limitar al rival".

Ida y vuelta, esfuerzo y defensa. Sí, como en la NBA.

FUENTE: Agencia AP