Deportes 8 de agosto 2008 - 16:00hs

Abundan protestas contra China en inauguración de Olimpiadas

LONDRES (AP). Un manifestante antigobierno chino se prendió fuego el viernes frente a la embajada de China en la capital turca de Ankara y en Londres los manifestantes izaron la bandera tibetana, parte de las protestas de todo el mundo con motivo del comienzo de las Olimpiadas en Beijing.

En Ankara, un manifestante sufrió quemaduras de segundo grado tras prenderse fuego durante una manifestación de varios centenares de uigures, dijeron las autoridades. Fue identificado como un integrante de 35 años de la comunidad uigur en Turquí­a, una minorí­a étnica y religiosa en China de turcomanos musulmanes que busca la independencia o una mayor autonomí­a en el occidente del paí­s.

En la capital nepalí­ de Katmandú, miles de exiliados tibetanos se manifestaron frente a la embajada china, al grito de "¡China, ladrona: vete de nuestro paí­s. Deja de matar en el Tí­bet!"

La policí­a dispersó a los manifestantes, algunos de los cuales intentaron asaltar la embajada, dijo el agente Ramesh Thapa. Más de 1.000 fueron detenidas por violar la prohibición de realizar manifestaciones públicas, el mayor número de tibetanos detenidos en un solo dí­a en Katmandú.

Más de 2.000 manifestantes desfilaron en Dharmsala, una aldea montañosa del norte de la India en la que reside el gobierno tibetano en el exilio y el Dalai Lama, el lí­der espiritual del Tí­bet.

En China, tres estadounidenses que pensaban enarbolar banderas tibetanas durante la ceremonia inaugural fueron detenidos por la policí­a cuando se dirigí­an al Estadio Nacional en Beijing, dijo el director de la organización Estudiantes para un Tí­bet Libre, Lhadon Tethong. La policí­a no confirmó el incidente.

Aunque el espectáculo de la inauguración fue transmitido en grandes pantallas de televisión en la plaza Trafalgar de Londres, la embajada china atrajo a centenares de manifestantes que protestaron por el trato dispensado a la población del Tí­bet, Sudán, Zimbabue y Mianmar.

"Las Olimpiadas no deberí­an haber sido ofrecidas a China debido a su historial en el campo de los derechos humanos", dijo Liawang Tsang, cuya familia huyó del Tí­bet hace nueve años. "Empero, debido a ello, han ocurrido hechos positivos ya que la atención del mundo está ahora centrada en China y su trayectoria de los derechos humanos acapara la atención mundial".

Unas 300 personas se congregaron frente a la embajada, en su mayor parte luciendo pañuelos rojos en recuerdo de las personas muertas en el Tibet por la fuerza pública. Los manifestantes empuñaron banderas y estuvieron acompañados por un monje budista. Otra pequeña manifestación tuvo lugar a poca distancia de la embajada.

FUENTE: Agencia AP