Deportes 4 de agosto 2008 - 06:00hs

Beijing se transforma en un laboratorio cientí­fico

BEIJING (AP). Como todo lo demás hecho para los Juegos Olí­mpicos, el interés de China de limpiar su aire contaminado a tiempo para la ceremonia de apertura esta semana ha sido marcado por un empeño monumental.

En lo que cientí­ficos han denominado como el intento más abarcador para mejorar la calidad del aire, numerosas fábricas fueron cerradas y aproximadamente dos millones de vehí­culos dejaron de transitar en Beijing y una importante franja del norte de China.

Durante el fin de semana, el manto gris causado por la polución finalmente se tornó en azul. El lunes, sin embargo, el color volvió a cambiar a gris.

El masivo experimento de Beijing para domar la contaminación le ha ofrecido a los investigadores una oportunidad única de investigar tal empeño de gran escala en una especie de laboratorio urbano.

"Nunca se ha hecho. Dudo mucho que se repita. Este es el definitivo. Tenemos una oportunidad dorada para adelantar mucho nuestras investigaciones", afirmó Veerabhadran Ramanathan, cientí­fico especializado en el medio ambiente de la Universidad de California en San Diego. El experto forma parte de un proyecto investigativo multinacional que medirá los niveles de contaminación en Beijing durante y después de los Juegos con el uso de robots, información satelital y lecturas en tierra.

Docenas de cientí­ficos procedentes de todas partes del mundo han venido a China para realizar experimentos que van desde el monitoreo de cómo la polución se traslada a través de continentes hasta medir sus partí­culas para cerciorar el impacto del aire contaminado en las funciones cardiovasculares.

Ramanathan dijo que se enteró por primera vez de los planes de China de restringir el tránsito de autos y cerrar las fábricas al leer un artí­culo en un periódico el año pasado. Como un cientí­fico que ha estudiado la polución en Asia, se entusiasmó al saber que China planeaba reducir la contaminación de manera ambiciosa, especí­ficamente con métodos sin precedentes.

"Salté de la silla. Era lo que siempre habí­a esperado. Me dije, 'Gracias a Dios por las olimpiadas'. Para mí­, esto vale 10 veces más que ganarse la loterí­a", indicó.

The Associated Press recabó su propia información sobre la polución desde mediados de julio, al registrar la cuenta del peor contaminante de Beijing --unas partí­culas de polvo conocidas como materia 10-- con la ayuda de un aparato de monitoreo que se puede adquirir en tiendas.

Los datos recopilados ahora podrí­an tener ramificaciones más allá de estos Juegos. Si los resultados del esfuerzo de China tienen un impacto enorme, pues otros paí­ses podrí­an adoptar medidas similares.

Resta por verse si las actuales medidas permitirán tener un cielo limpio. Desde que se pusieron en vigencia el 20 de julio, los niveles de contaminación atmosférica en Beijing han mostrado altibajos, aunque el patrón generalizado es de reducción.

Lo que sí­ es bien resulta claro es que mucho depende de las condiciones meteorológicas

"Si la Madre Naturaleza coopera, yo espero que sí­ habrá un impacto. Pero todo depende de las direcciones del viento", declaró Veerabhadran.

En las últimas dos semanas, el nivel apropiado de la calidad del aire no se pudo alcanzar en cuatro dí­as y en esos la capital se vio afectada por elevadas temperaturas y cubierto por una espesa neblina que redujo la visibilidad. Pero los fuertes vientos y la lluvia de la semana pasada hizo disipar la neblina durante el fin de semana. El í­ndice de contaminación mostró una reducción, llegando a niveles considerados como saludables por la Organización Mundial de la Salud.

Los niveles de contaminación fueron similares a los recopilados por la AP. Los del viernes reflejaron el cambio más claro en cuanto a visibilidad, con un cielo claro y los niveles más bajos de contaminación. Los datos de AP mostraron que Beijing tení­an niveles de partí­culas contaminantes inferiores a los de Nueva York en ese dí­a.

FUENTE: Agencia AP