Deportes

Entrenador, veterinarios, fisura en casco no afectará a Big Brown

NUEVA YORK (AP). Big Brown no tiene ningún problema que no pueda arreglar un buen pedicuro. La grieta que se presenta en su pezuña serí­a el equivalente a una pequeña herida en la uña de un humano.

"Es algo confuso para la gente que no lo entiende, pero se trata de una situación muy común", dijo Rick Arthur, veterinario y director del equipo médico de la Junta de Carreras Hí­picas en California. "Nos topamos con esto casi diariamente".

Varios veterinarios dijeron que la carrera de Belmont Stakes, de 1,5 milla (2,4 kilómetros), que se disputará el sábado, no representará riesgo adicional alguno para el potro bayo, que buscará la Triple Corona.

Los expertos consideraron que la fisura es una lesión sin importancia, y que ocasiona una molestia común de un entrenamiento intenso.

"Ha sanado por completo", dijo el jueves el entrenador Rick Dutrow hijo. "Podrí­amos correr como están las cosas".

Sin embargo, Ian McKinlay, especialista en pezuñas, aplicará el viernes un parche de acrí­lico y fibra de vidrio en el área afectada. El tratamiento se hace en cinco minutos, y el material es "más fuerte que la propia pezuña", dijo McInlay.

Las noticias son alentadoras para un deporte conmocionado por la muerte de Eight Belles, unos momentos después de que la potranca llegó segunda en el Derby de Kentucky, detrás de Big Brown.

Incluso la confianza de Dutrow, normalmente indoblegable, flaqueó la primera vez que el entrenador vio la grieta.

"Naturalmente nos preocupamos", dijo.

Big Brown ha tenido lesiones mucho más serias. El ganador del Derby de Kentucky y de la Preakness sufrió un abseso en la planta de la pezuña delantera izquierda, a finales del año pasado. El potro no pudo correr durante 45 dí­as.

La misma lesión se presentó en la pata derecha en enero, y Big Brown estuvo fuera de acción por otros 45 dí­as.

"Esto no es nada nuevo para nosotros", dijo Dutrow.

La grieta más reciente obligó a que Big Brown se perdiera tres dí­as de entrenamiento, pero por lo demás, el potro se ha comportado como un campeón.

"La grieta que tiene es muy pequeña", dijo Anthony Verderosa, veterinario de la pista de Belmont. "Ha tenido dos fisuras previas en las pezuñas, que fueron mucho más grandes. Esto quedó atendido, lo cosieron y la inflamación desapareció en 24 horas".

FUENTE: Agencia AP

En esta nota: