Deportes 25 de julio 2012 - 13:30hs

Lamento en el COI por atraso en analizar pruebas otra vez

LONDRES (AP). El jefe antidopaje del COI reconoció el miércoles que pudo haber actuado con más premura para volver a analizar las muestras de los Juegos Olí­mpicos de Atenas 2004 y así­ detectar a atletas que lograron burlar los controles.

Arne Ljungqvist, director de la comisión médica del Comité Olí­mpico Internacional, fue duramente criticado el miércoles por el veterano dirigente Dick Pound por decidir recién en mayo ordenar nuevos análisis a 100 muestras de Atenas

Con los nuevos controles, el COI quiere confirmar si se dieron cinco posibles positivos.

Pound, ex jefe de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), expresó "inquietud y decepción" de que el COI se resistiera a realizar los nuevos análisis. Fue un inusual reproche público durante la asamblea general.

"El guardar las muestras tení­a como fin ser un importante elemento disuasorio", dijo Pound. "Si esa gente, a la que queremos disaudir, ve que no estamos haciendo nada, entonces de poco sirve".

Pound recalcó que no se debe desperdiciar la oportunidad de repetir los controles. También se quejó que el COI se vio obligado a tomar la decisión como respuesta a la presión de la prensa y la AMA.

Ljungqvist reconoció que el COI debió haber actuado mucho antes, pero señaló que carecí­an de evidencia de que los controles detectarí­an sustancias prohibidas en 2004

"Admito que pudimos haberlo hecho algo antes", dijo.

Las muestras tomadas durante los Juegos son almacenadas durante ocho años para volver a analizarlas con nuevas tecnologí­as. En el caso de Atenas, el último dí­a válido para realizar los controles es el 29 de agosto, cuando se clausuraron las justas.

En una entrevista con The Associated Press, Ljungqvist defendió las fechas al sostener que los controles antidopaje son ahora más efectivos.

"Mientras más se espera, hay mejores posibilidades de atrapar a alguien", dijo.

Si se confirman casos positivos, el COI podrí­a descalificar atletas de manera retroactiva con las consecuencias de anular resultados y despojar medallas.

En 2004, los Juegos de Atenas tuvieron una cifra sin precedentes de 26 casos de dopaje, duplicando el número previo de 12 en Los Angeles 1984. Seis medallistas, incluyendo a dos de oro, fueron sorprendidos.

FUENTE: Agencia AP