Deportes 12 de agosto 2008 - 04:00hs

Con Phelps fenomenal, Estados Unidos barre en la piscina olí­mpica

BEIJING (AP). Michael Phelps reafirmó el martes su idilio con el triunfo al atrapar su tercera medalla de oro consecutiva, con otros tantos récords mundiales, contribuyendo además a la barrida de los Estados Unidos ante Australia, su rival más enconado en la natación olí­mpica.

Phelps en los 200 metros estilo libre, Aaron Piersol en los 100 espalda para hombres y también con récord mundial, y Natalie Coughlin en los 100 espalda entre las mujeres, le dieron a los estadounidenses tres de las cuatro preseas doradas de jornada.

En cuatro jornadas de la natación, el Cubo de Agua fue escenario de la demolición de nueve récords mundiales, incluidos dos de Phelps en pruebas individuales y uno de un relevo en el que participó el fenomenal nadador.

Leisel Jones, por su parte, salvó el honor de Australia al embolsar el oro en los 100 metros estilo pecho, y de paso mejorar su propio récord olí­mpico.

Gracias a estos éxitos, Estados Unidos tiene un total de 15 medallas, cinco de cada metal. Australia marcha con seis, de las cuales tres son doradas y tres bronceadas. Japón, Gran Bretaña y Holanda atraparon un oro cada uno.

"Esto es mucho, fue todo muy emocioinante", dijo al finalizar la prueba Phelps, quien lució notoriamente más calmo que en su desenfrenado festejo del martes cuando su equipo ganó por una uña los 400x100 estilo libre.

"Salté pensando que sólo querí­a quedar primero en los 50 metros, y ahí­ es donde yo estaba", agregó Phelps, quien marcó 1 minuto y 42.96 segundos, eclipsando su propia plusmarca de 1:43.86 que fijó en el mundial de Australia 2007.

Phelps pulverizó a sus rivales, tocando la pared con casi dos segundos de diferencia sobre el surcoreano Park Tae-hwan, plata con su registro de 1:44.85. El estadounidense Peter Vanderkaay se quedó con el bronce con 1:45.14.

"Phelps nadó muy rápido", dijo Park. "Es para mí­ un honor competir con él".

Todo parece indicar que Phelps, de 23 años, cumplirá con su palabra de superar las siete medallas de oro que se llevó el legendario Mark Spitz en Berlí­n 1936.

Por lo pronto, ya se unió a Spitz y al velocista Carl Lewis entre los que acapararon nueve oros en el historial olí­mpico, si se tiene en cuenta que Phelps se llevó seis en Atenas 2004.

Por entonces, Phelps tení­a 19 años y en una denominada "Carrera del Siglo" de los 200 libre entró detrás de Ian Thorpe y Pieter van den Hoogenband.

En su camino a la leyenda y poco después de ganar su tercer oro, Phelps se clasificó a la cabeza y con nuevo récord olí­mpico para la final de los 200 metros mariposa que se disputará el miércoles.

Phelps clavó 1:53.70, mientras que detrás de él quedaron el japonés Takeshi Matsuda, el ruso Nikolay Skvortsov y el húngaro Laszlo Cseh, entre otros.

El buque estadounidense también tuvo en Peirsol a un oficial de lujo, ya que ganó el oro olí­mpico en los 100 metros espalda y de paso batió su propio récord mundial al clavar 52.54, lo que representa 43 centésimas de segundos menos.

Estados Unidos se llevó el oro en esta prueba en los últimos cuatro juegos olí­mpicos.

Matt Grevers, compañero de Piersol, y el ruso Arkady Vyatchnanin, embolsaron plata y bronce, respectivamente.

El tercer oro de la jornada para Estados Unidos se lo regaló Natalie Coughlin en los 100 espalda con un tiempo de 58.96 segundos.

No hubo récord en esa prueba, pero Coughlin es la primer mujer en la historia que revalida el tí­tulo en esa distancia.

La presea de plata fue para la zimbabuense Kirsty Coventry con 59.19 y la de bronce para la estadounidense Margaret Hoelzer con 59.34.

Coventry habí­a batido el récord mundial de Couglin cuando el lunes registró 58.77 segundos en las semifinales.

"Creo que esto aún no es una realidad", dijo Couglin, para quien fue su segunda medalla en Beijing, pues habí­a obtenido una plata en el relevo 4x100 libre, mientras que Coventry consiguió plata en los 400 combinado individuales.

"Comprendí­ que habí­a ganado cuando salí­ de la piscina y vi el "1" con mi nombre", recordó Coughlin. "Pero al principio pensé que vi mal".

Cuando se olfateaba un monopolio total del oro por parte de Estados Unidos, apareció la australiana Jones para ganar los 100 estilo pecho, con un tiempo de 1.05:17, bajando el récord olí­mpico que ella misma tení­a con 1.05:64.

La estadounidense Rebecca Soni ganó la medalla de plata con 1:06.73 y la austrí­aca Mirna Jukic se llevó la de bronce con 1:07.34.

FUENTE: Agencia AP