Deportes 14 de julio 2011 - 17:00hs

El aficionado Lewis y Bjorn dan la nota en el Abierto Británico

SANDWICH, Inglaterra (AP). El aficionado inglés Tom Lewis causó sensación al quedar empatado en la punta del Abierto Británico junto al danés Thomas Bjorn, luego que ambos firmaron el jueves rondas de 65 golpes, cinco bajo par, en la primera ronda.

La de Lewis fue ronda la más baja de un aficionado en el torneo de golf más antiguo del mundo.

Habrí­a que remontarse hasta 1976 para la última vez que un aficionado estaba en la punta de un torneo grande. Ese fue Mike Reid con una ventaja de tres golpes al iniciar el segundo dí­a.

Lewis, de 20 años, quebró el récord del torneo para un aficionado, que era de 66 y que fue establecido por Frank Stranahan en 1950, y luego emulado por Tiger Woods (1996) y Justin Rose (1998).

Bjorn también dio la nota en el Royal St. George's, un campo que le trae malos recuerdos. Fue ahí­ donde hace ocho años se derrumbó y dejó escapar el tí­tulo.

"Tengo 40 años y quizás tengo algo más de baterí­a", dijo Bjorn.

Un golpe atrás de los lí­deres se encuentran el español Miguel Angel Jiménez y Lucas Glower.

Rory McIlroy, el norirlandés que viene de ganar el Abierto de Estados Unidos, arrancó a los tumbos, pero se mantuvo en la pelea: a seis golpes de la punta.

Mientras McIlroy era el amplio favorito, Bjorn fue invitado recién el pasado lunes en su condición de suplente, contando así­ la oportunidad de redimirse tras su fiasco en el Open de 2003.

Bjorn dejó ir una ventaja de dos golpes en los últimos tres hoyos, en gran medida al precisar de tres swings para salir de un bunker en el hoyo 16 de par-3. Ben Curtis se acabó llevándose el tí­tulo tras uno de los desenlaces más dramáticos en la historia del golf.

Todas las miradas están puestas McIlroy, quien ha emergido como el nuevo rostro del gol mientras Tiger Woods sigue fuera del tour por una lesión en la pierna.

FUENTE: Agencia AP