Boxeo Boxeo -  26 de abril 2013 - 12:30hs

Argentina: Martí­nez expone tí­tulo ante Murray

BUENOS AIRES (AP). Al campeón mundial podrí­an aguarle la fiesta y no serí­a su retador: se anticipa una fuerte lluvia a la hora de la pelea en la noche del sábado en un estadio de fútbol sin techo.

Si se cumple el pronóstico del Servicio Meteorológico, la pelea entre Sergio Martí­nez y Martin Murray se disputarí­a entonces bajo la lluvia, para desconsuelo de las cerca de 40.000 personas que tienen su boleto para el estadio de Vélez Sarsfield, en el oeste de la capital argentina.

El argentino "Maravilla" Martí­nez expondrá ante el inglés Murray su tí­tulo de campeón de los medianos del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), que le arrebató en noviembre pasado al mexicano Julio César Chávez Jr., hijo del famoso ex boxeador del mismo nombre.

La organización del espectáculo confirmó el viernes que si llueve la pelea se hará igual. Y para mitigar los efectos del agua sobre los boxeadores, el viernes se trabajaba en la colocación de una cobertura sobre el ring montado dentro de la cancha de fútbol.

Martí­nez tomó el eventual aguacero con particular filosofí­a.

"Si llueve, la vamos a pasar de la p... madre abajo del agua; esa noche tiene que ser una fiesta", dijo el argentino. "Y si hay sol (aunque la pelea será de noche) la vamos a pasar de la p...madre también".

Martí­nez, de 38 años, destacó que su estrategia será cansar a Murray moviéndolo por todo el cuadrilátero, para someterlo a su vez a una golpiza que según su vaticinio culminarí­a en nocaut después de la séptima vuelta de una pelea pactada a 12.

"El tiene la guardia muy cerrada, ya encontraré el lugar para entrarle", dijo Martí­nez. "Murray tiene hambre de gloria, fortaleza fí­sica y juventud, y eso es lo que tengo que superar. Pero el sábado lo noquearé".

Murray, de 30 años, no tiene las manos picantes de Martí­nez, pero llega invicto con 26 combates ganados, un empate y ninguna derrota. Además es campeón interino de los medianos de la Asociación Mundial de Boxeo, pero ese tí­tulo no estará en juego.

"Tengo asumido que tendré una multitud en contra por lo que el escenario puede ser muy hostil, pero estoy preparado fí­sica y mentalmente para la pelea", señaló el retador.

Sobre la posibilidad de que un fallo adverso termine perjudicándolo, Murray se mostró despreocupado.

"Sé que tengo que pelear en la casa de un gran campeón y que voy a tener que ganar por fuera de combate o por amplio margen de puntos", indicó.

El árbitro será el italiano Massimo Barrovecchio y los jueces el mexicano Alejandro Rochí­n, el venezolano Nicolás Hidalgo y el filipino Reynante Danseco.

Tras otros siete combates previos, la pelea estelar está prevista para alrededor de la medianoche, justo cuando la meteorologí­a indica que el aguacero estará en su esplendor.

"Confiamos en que San Pedro nos va a ayudar", destacó el asesor de Martí­nez, Sampson Lewkowicz. "Y si no, está el papa Francisco".

FUENTE: Agencia AP