Boxeo Boxeo -  7 de mayo 2010 - 22:00hs

Williams, listo para enfrentar al boricua Cintrón

LOS ANGELES (AP). La sonrisa franca de Paul Williams no encaja con sus palabras cuando el boxeador más evitado del mundo habla de lo que planea hacerle el sábado al puertorriqueño Kermit Cintrón.

"Voy a intentar romperle sus costillas, su mandí­bula", dijo Williams. "Voy a intentar matarle, básicamente... Voy a golpearle con todo lo que tengo, y tendrá que pelear contra mí­ como un perro con rabia".

Las apariencias siempre engañan con Williams (38-1, 27 nocauts), un púgil de poco más de 1,90 metros (seis pies tres pulgadas) de estatura capaz de pelear en las 147 libras (66,6 kilos).

Su extraña versatilidad atlética deja petrificado a casi cada rival en tres divisiones de peso, por lo que sólo le queda la opción de enfrentarse a boxeadores con más habilidad que fama. Ese es el caso de Cintrón (32-2-1, 28 nocauts), un astro puertorriqueño que también se encuentra en un momento clave de su carrera.

"Sé que la gente tiene miedo a pelear contra él, y mucha gente tiene miedo de pelear contra mí­", dijo Cintrón. "Lo único que se puede hacer es pelear uno contra el otro".

Ambos chocarán en un combate difundido por la televisora HBO en las 154 libras (69,8 kilos), en un estadio al aire libre en Carson, California, justo al sur del centro de Los Angeles.

Cintrón presenta tan sólo dos derrotas en su ejemplar historial, ambas ante el ex campeón mexicano-estadounidense de peso medio Antonio Margarito. El puertorriqueño ha dicho que no se sorprenderí­a si Margarito _quien regresa al cuadrilátero el sábado en México tras una suspensión de 16 meses por utilizar guantes cargados_ hubiera hecho trampas en los combates entre ambos.

Cintrón ascendió a las 154 libras en febrero del 2009 con un empate por decisión mayoritaria contra el argentino Sergio Martí­nez, que el mes pasado demolió a Kelly Pavlik. En mayo del 2009 el boricua ganó por decisión al mexicano Alfredo "Perro" Angulo, prospecto para las 154 libras, pero desde entonces ha peleado sólo una vez.

Cintrón admite estar más frustrado que Williams, pero no dejará que eso influya en su estrategia en Carson el sábado.

"Ahí­ es donde los boxeadores se meten en problemas", dijo Cintrón. "Piensan demasiado en las ventajas que tiene Williams. Yo no me preocupo de todo eso y sólo pienso en cómo tener algún éxito con lo que estoy haciendo. He hecho mis deberes en el gimnasio. He entrenado fuerte y no hay excusas".

FUENTE: Agencia AP